LA CATEDRAL DE LA SANTA CREU I DE SANTA EULÀLIA

Continuando con la ruta propuesta, nuestro próximo destino es la verdadera y única catedral de Barcelona, si nos ceñimos al concepto eclesiástico de catedral que indica que es “la sede o la cátedra de un obispo”. Está situada frente a la avenida de la Catedral en confluencia con el pla de la Seu, a donde llegaremos a través de la calle de la Palla. En el número 8, esquina con la calle Banys Nous, pasaremos por un encantador local denominado Caelum, que significa “cielo” en latín, una tienda especializada en la venta de dulces procedentes de conventos, que también se pueden consumir en la misma tienda junto a un café, un té o un chocolate… Pero no queda ahí el encanto del lugar. Está ubicado sobre unos antiguos baños judíos femeninos, que nos ayudan a sumergirnos en la historia medieval de la ciudad. Muy próximo a este lugar, en la tienda de decoración S’Oliver, podemos visitar los baños judíos masculinos con la autorización del propietario.

Caelum y los antiguos baños judíos para mujeres del Call

Caelum y los antiguos baños judíos para mujeres del Call

Antiguos baños judíos para hombres en la calle Banys Nous, 10

Antiguos baños judíos para hombres en la calle Banys Nous, 10

Finalmente llegamos a “la segunda catedral” de nuestro recorrido. A pesar de encontrarse en estado «perpetuo” de restauración, se levanta frente a nosotros una magnífica fachada neogótica (que poco se dice con el estilo gótico catalán), que encierra historias de santos, toisones de oro, bodas de princesas reales, tumbas de banqueros famosos y, sobre todo, una inacabable lista de leyendas y misterios que vamos a ir recordando a medida que damos la vuelta alrededor de sus fachadas.

La catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia es la sede del arzobispado de Barcelona, de ello su categoría de verdadera catedral. Remitiéndonos a la leyenda, la plaza sobre la que está ubicada la catedral era un antiguo bosque de
pinos donde San Jaime (Sant Jaume) predicó por primera vez al llegar a la ciudad. Se edificó entre los siglos XIII y XV, en estilo gótico, en el mismo lugar donde había habido una iglesia románica y anteriormente una paleocristiana, que destruyó el caudillo andalusí Al-Mansur, en una de sus razias contra la ciudad de Barcelona.

Las obras coincidieron con el reinado de Jaime II el Justo –esposo de la reina Elisenda de Moncada, de quien hablaremos en nuestra visita al barrio de Pedralbes- y, más que como una nueva construcción, se plantearon como una reforma y ampliación de la catedral ya existente, que se llevaría a cabo por fases durando un promedio de 150 años. No obstante, no fue hasta el siglo XIX cuando, con motivo de la Exposición Universal de Barcelona en 1888, el banquero Manuel Girona i Agrafel financió la construcción de la fachada en estilo neogótico, que no se finalizaría hasta ya entrada la primera década del siglo XX. En el barrio de Pedralbes hay una calle que lleva su nombre, y su tumba se encuentra en el claustro de la misma catedral.

Entrada principal a la Catedral de Barcelona

Entrada principal a la Catedral de Barcelona

En la fachada lateral, situada en la calle dels Comtes, encontramos la primera de las curiosidades que hemos prometido comentar. A unos pocos metros de altura vemos el relieve de un zapato grabado en la pared; lo que nos indica que el gremio de zapateros tuvo algo que ver… Traducido al vocabulario actual, se puede suponer que fueron patrocinadores de su construcción y, por lo tanto, quisieron dejaron constancia de ello. En la misma fachada también se pueden apreciar restos de relieves anteriores que parecen arrancados a golpes de escarpia y martillo.

Relieves relacionados con el gremio de zapateros

Relieves relacionados con el gremio de zapateros

Un poco más adelante, nos paramos frente a una de las cinco puertas de acceso: la puerta de Sant Iu, que es la puerta más antigua y que durante 500 años fue el acceso principal al interior. Destacamos cuatro relieves muy interesantes, que según los expertos representan la lucha permanente contra el mal a partir el uso del bestiario simbólico  medieval.

Relieves románicos en la fachada más antigua de la Catedral

Relieves románicos en la fachada más antigua de la Catedral

Al llegar a la confluencia con la calle de la Pietat, en la parte posterior de la catedral, volvemos a pararnos para observar las dos torres del campanario. Una se conoce con el nombre de la Torre de las Horas o del Reloj, desde donde se tocan las horas y los cuartos con dos campanas que llevan nombre de mujer: Eulàlia y Honorata. Esta última campana tuvo una antigua versión a la actual, que fundieron las autoridades borbónicas tras la caída de Barcelona en 1714 en su proceso de destrucción de los símbolos identitarios, ya que se había utilizado para tocar a rebato –tocar a sometent– y movilizar a la población de Barcelona durante los meses que duró el sitio de la ciudad.

Con un poco de pericia, forzando la vista, podemos distinguir un caracol en la torre de la derecha. Dice la leyenda que el constructor de dicha torre quiso enviar un mensaje subliminar a su esposa infiel una vez descubierta la traición, y para ello utilizó la imagen de un caracol indicando que éste sí podía esconder los cuernos por propia voluntad, al contrario de lo que le pasaba a él. Otra versión habla de un elemento conmemorativo de una plaga de caracoles que padeció la ciudad… La estructura metálica que vemos sobre uno de los campanarios se instaló a finales del siglo XIX y es de estilo modernista.

¿Cuál es el secreto que hay detrás de los caracoles del campanrio de la Catedral?

¿Cuál es el secreto que hay detrás de los caracoles del campanrio de la Catedral?

Antes de abandonar esta parte del edificio os invito a hacer otro esfuerzo de visualización… Frente a nosotros aparece el dibujo de una ballesta en la pared. ¿Dibujo realizado por los obreros medievales que ha salido a la luz con el tiempo u obra de unos gamberros modernos? Ante la segunda opción, se nos plantea una nueva pregunta ¿por qué una ballesta en lugar de un graffiti? La respuesta la dejamos abierta…

¿Street art medieval?

¿Street art medieval?

Continuamos rodeando el edificio, y nos paramos frente a una nueva puerta: la puerta de la Pietat, donde otra leyenda nos aguarda. A lo largo de la historia, algunos espacios dedicados al culto disponían de un lugar reservado para que los que huían de la justicia pudieran acogerse a sagrado y librarse de ella. En la catedral de Barcelona tenemos la conocida como Cámara de los Ladrones, donde los prófugos que llegaban a ella podían quedarse y ser protegidos por las leyes eclesiásticas, con la condición de que nunca jamás abandonasen ese espacio. A finales del siglo XIX, como en otras ocasiones anteriores, un reo consiguió acceder al interior de la catedral pero, se escondió tanto, que no lograron encontrarlo para hospedarlo en la cámara correspondiente. Se dice que durante los siguientes años, los sacristanes oían su voz y notaban sus pasos pero sin llegar nunca a dar con él. No obstante, los alimentos que dejaban fueron desapareciendo, hasta que a partir de un determinado día los empezaron a encontrar intactos, por lo que lo dieron por muerto. Pero lo misterioso del caso, es que desde entonces se siguieron oyendo rumores de pasos y el murmullo de su voz…

Fachada de la Pietat

Fachada de la Pietat

Si alzamos la vista hacia la parte superior de los muros, nos percataremos de que 250 monstruosas criaturas de piedra, terribles y amenazadoras, nos han estado acompañando a lo largo de todo nuestro rodeo; son las gárgolas de la Catedral. La tradición popular nos ofrece dos explicaciones de su origen: la petrificación de todos los brujos y las brujas de Barcelona, que por escupir a Jesús Sacramentado durante la procesión de Corpus fueron petrificados y condenados a evacuar el agua de los tejados de la Catedral de manera eterna, o la necesidad de incorporar este tipo de decoración en la fachada como medio de disuasión a los demonios. Lo que sí que queda claro, a pesar de las leyendas, es que su origen coincide con la época gótica y las más antiguas son las que se encuentran sobre la puerta de Sant Iu.

Gárgolas de la Catedral de Barcelona

Gárgolas de la Catedral de Barcelona

Seguimos nuestro recorrido exterior hacia la puerta de Santa Eulàlia, durante muchos años la única patrona de la ciudad de Barcelona, y cuya leyenda ¡nos va a llevar un rato explicar! Para ello haremos un alto en la plaça Garriga y Bachs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.