BUROCRACIA NEERLANDESA

Mudarse a una nueva ciudad -en mi caso Groningen– nunca es fácil, puesto que la burocracia que acarrea suele ser bastante pesada. Si, además, le añadimos que el idioma para todos los trámites en los Países Bajos es el holandés, y no lo hablas, todo se complica todavía más. Es la burocracia neerlandesa.

Pues bien, cuando parecía que todo ya estaba listo para empezar a disfrutar de la nueva experiencia, me indicaron que todavía tenía que realizar toda una serie de trámites oficiales, de obligado cumplimiento, que se vieron compensados con el descubrimiento de algunas propuestas interesantes que hoy os voy a contar.

Así que, si como yo has decidido estudiar o realizar un Erasmus en Groningen ([ˈɣroːnɪŋə(n)], así se pronuncia en neerlandés) aquí van unos cuantos consejos a llevar a la práctica una vez instalados en la ciudad, y que van a facilitaros mucho la estancia.

Obtención del BSN Number

El BSN (Burgerservicenummer) es el número de registro como ciudadano y es obligatorio obtenerlo si nuestra intención es quedarnos en la ciudad en un periodo superior a cuatro meses e inferior a seis. La mayoría de trámites oficiales requieren de este número y su obtención en primera instancia es gratuita.

Para solicitarlo, hay que pedir cita en la página oficial del Ayuntamiento de Groningen y presentarse en las oficinas en el horario acordado. Es imprescindible haber firmado un contrato de alquiler de alojamiento antes de realizar este trámite, ya que es obligatorio presentarlo, juntamente con el Documento Nacional de Identidad y la Carta de Aceptación de la universidad donde estamos estudiando.

El trámite es muy sencillo, solo hay que rellenar un documento con nuestros datos, los de nuestros familiares y de la persona de contacto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el plazo de obtención del BSN (mediante correo postal) suele alargarse hasta las tres semanas, hecho que, en mi caso, me dificultó el poder abrir una cuenta bancaria.

Apertura de una cuenta bancaria

Abrirse una cuenta bancaria holandesa es casi obligatorio, ya que la mayoría de tarjetas de débito, e incluso algunas de crédito extranjeras, no funcionan en las terminales de pago de muchas tiendas (especialmente en las de las empresas nacionales como los supermercados Albert Heijn o las tiendas de decoración Kruidvart).

burocracia neerlandesa

Una de las numerosas tiendas Kruidvat en la ciudad de Groningen

¿Y qué entidad bancaria elegir? Pese a que desde la Universidad se me aconsejó contactar con Rabobank para poder abrir la cuenta, actualmente en esta entidad solo se facilita el trámite en el caso de que seas un estudiantes extracomunitario. Argumentan que si la cuenta corriente que tienes abierta en tu país de origen te ha facilitado un IBAN ya te es suficiente para trabajar con ella desde Holanda, lo que en realidad no es así.

Según recomendaciones de los mismos estudiantes holandeses, la mejor opción es recurrir a ING, que tiene un plan gratuito muy interesante para estudiantes.

Burocracia neerlandesa

Una de las oficinas del ING en Groningen

Para poder abrir la cuenta únicamente es necesario disponer del número BSN y la apertura es inmediata. Y en ese mismo momento te entregan una tarjeta de crédito provisional para que puedas empezar a operar, tras darla de alta en el cajero. A los pocos días recibes la definitiva por correo a tu dirección postal de Groningen.

Con relación a tener o no tener una tarjeta de crédito de un banco holandés, no cabe lugar a dudas. Ofrece muchas más ventajas que no tenerla, puesto que los holandeses están acostumbrados a usar sus tarjetas incluso para pagar las cantidades más ínfimas.

NS Group Return Tickets

Y respecto al descubrimiento tan interesante que me ayudó a llevar con más alegría los trámites burocráticos, fue la posibilidad de viajar por el país a un precio irrisorio. Me explicaré.

Puesto que vivir en el corazón de Europa nos permite visitar muchos lugares, quiero que conozcáis una opción super interesante de transporte ferroviario por si venís a vivir o tenéis pensado visitar Holanda. Se trata de la opción perfecta para hacer viajes de ida y vuelta a cualquier ciudad holandesa por solo 7 euros, teniendo en cuenta los precios que se suelen tener que pagar para usar los transportes holandeses.

Burocracia neerlandesa

Los NS Group Return Tickets son todo un incentivo para los estudiantes extranjeros

NS es la principal empresa de transporte ferroviario que opera en todos los Países Bajos. Dentro de las distintas tarifas de transporte, ofrece el NS-Group-Return-Ticket, que se trata de un bono de ida y vuelta entre dos ciudades cualquiera (que hay que concretar) de dentro del país. Para poder obtener este ticket al precio de 7 euros hay que comprarlo junto a un grupo de 10 personas, y aquí es donde las nuevas tecnologías nos hacen la vida más fácil.

Muchos me diréis: pero si viajo solo, no puedo obtenerlo. Pues bien, os voy a dar una buena noticia, ya que los holandeses son tan espabilados que han creado distintos grupos de Facebook (grupo de Groningen) para conseguir juntar grupos de 10 personas que busquen viajar al mismo lugar, sin necesidad de que el desplazamiento se haga conjuntamente, sino únicamente con el objetivo de comprar los billetes de forma conjunta para un mismo día. Si estáis muy interesados en esta opción y queréis conocer su funcionamiento a la perfección, os recomiendo que visitéis este blog, donde se explica el funcionamiento detalladamente.

Pese a que el sistema de Facebook pueda parecer dudoso y poco fiable, tengo que reconocer que, a diferencia de otros lugares de Europa, en Holanda la gente es en general muy legal y su objetivo es preservar este servicio libre de timos.

Durante el tiempo que he estado aquí ya he tenido la oportunidad de ir y volver en tres ocasiones a Ámsterdam y una a La Haya y, tanto el servicio de compra de los billetes, como el desplazamiento han funcionado perfectamente.

Además permitidme el comentario, debemos recordar que la frase Eendracht maakt macht («la unión hace la fuerza») fue el lema que usó la República de los Siete Países Bajos Unidos en 1579, por lo que es evidente que en sus herederos actuales la colaboración para conseguir un objetivo es ley. De ahí la seguridad que contagian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.