CALENDARIO DE ADVIENTO EN LA FACHADA DE CASA AMATLLER

Como ya explicamos en un post que escribimos hace un tiempo en Gabinete de Protocolo, existen diferentes ciudades alemanas en las que, llegado el tiempo de Adviento, algunos de sus edificios más emblemáticos se convierten en un calendario gigante.

Este año, Barcelona -que no destaca especialmente por ser referencia en ese tipo de decoraciones- se ha sumado a la lista gracias a una iniciativa de la Casa Amatller.

Imagen del fondo de negativos que guarda el Institut Amatller d’Art Hispànic

Un calendario de Adviento diferente

Tal y como manda la tradición de los calendarios de Adviento, desde el día 1 de diciembre y hasta el día 24 (día previo a Navidad), se abre diariamente una ventana y nos descubre alguna sorpresa que guarda en su interior.

Siguiendo esa pauta, la fachada de Casa Amatller ha sido el escenario elegido para transformarla en uno de esos calendarios navideños, que se puede considerar como una idea pionera en Barcelona.

Imagen parcial del balcón principal durante la presentación y apertura de la primera ventana del calendario, teatralizada con la presencia de la Teresa Amatller

Del 1 al 24 de diciembre, la Casa Amatller publicará a través de sus Instagram Stories una fotografía vintage con imágenes de tradiciones navideñas o invernales catalanas, obtenidas durante la primera mitad del siglo XX, y que forman parte del excelente fondo de negativos que guarda el Institut Amatller d’Art Hispànic.

¡Si todavía no sigues el perfil, ya estás tardando! Entra y disfrútalo: casamuseuamatller.

Foto: Casa Amatller

Otras novedades con aroma a Navidad

Paralelamente a la apertura de las ventanas del calendario de Adviento en la fachada de Casa Amatller, esta temporada también han preparado una variada agenda de actividades, dirigidas a todos los miembros de la familia.

Programa de actividades

El Pesebre y la mesa de Navidad

Desde el 1 de diciembre y hasta el 6 de enero, los que visiten el interior de la casa de los Amatller podrán disfrutar de algunos detalles de las tendencias modernistas en el montaje de las mesas de Navidad, gracias a la recreación que se ha realizado en el comedor y en la salida de música.

Durante el recorrido también se podrá ver un Pesebre montado usando una colección de cromos antiguos que Chocolates Amatller solían editar para la Navidad.

Visitas teatralizadas junto a la Teresa Amatller

Tal y como hicieron durante la temporada estival, también esta Navidad y Año Nuevo se han reservado cuatro noches para que la Teresa Amatller y su gobernanta de confianza, la Justa, acompañen a los visitantes por la casa, y les vayan explicando anécdotas y chismes de cómo funcionaba la casa en época de los Amatller.

El diseño de una nueva fachada

Y por último, también se ha pensado en los miembros más pequeños de la familia, y se les invita a participar y aportar nuevas ideas que ayuden a rediseñar la fachada exterior de la casa, si llegase el caso.

Una fachada llena de simbolismo

Si nunca te has parado a observar con detenimiento la fachada de Casa Amatller, la excusa del calendario puede ser un excelente motivo. Una fachada ricamente ornamentada, que es una auténtica alegoría a las actividades comerciales, historia y aficiones de la familia Amatller.

Tal y como haría un organizador de eventos ante un sitting protocolario, párate frente a ella y, de izquierda a derecha, ves observando de manera pormenorizada cada uno de los múltiples detalles que irás viendo.

La ventana izquierda del primer piso

Fíjate en la ventana de la izquierda del primer piso. Es la de la habitación privada del propietario de la Casa.

Fachada Casa Amatller

El busto de un hombre con una cámara antigua deja constancia de la pasión de Antoni Amatller por la fotografía y los viajes

Podrás ver el busto de un hombre con una cámara fotográfica -hecho curioso si pensamos que la casa data de 1900-, elemento con el que se deja constancia de la pasión de Antoni Amatller por la fotografía y por los viajes, algo que contribuyó a convertirlo en uno de los primeros “turistas” catalanes. De espíritu aventurero y curioso, sus viajes le llevaron a recorrer media Europa, y a lugares tan míticos como el Estambul, el Marruecos y el Egipto de principios del siglo XX.

El balcón central

En la parte central de la fachada destaca un balcón con una impresionante baranda de hierro forjado, al que se abren tres balconeras. Cada una de ellas está coronada con un escudo que representa las tres principales alegorías de las actividades más habituales de los Amatller: industria, artes y coleccionismo.

Fachada Casa Amatller

Alegoría a la industria

Fachada Casa Amatller

Alegoría de las artes

Fachada Casa Amatller

Alegoría del coleccionismo

La tribuna lateral derecha

Y en la parte derecha, encontrarás el elemento más espectacular de la fachada, que no es otro que la tribuna principal que, a diferencia de otras casas modernistas de Barcelona, se sitúa en las habitaciones privadas de la hija del propietario y no en el salón principal, cosa que hace que quede relegada a un lateral, pero que le otorga aún mayor encanto. Una tribuna que interiormente es igual a un espectacular mirador de un palacio gótico.

Fachada Casa Amatller

Detalles del simbolismo de la Tribunal lateral

Observándola con detenimiento, podrás ver una A gigante, que perfila toda la decoración y que hace referencia al apellido de la familia. En su interior hay otras tantas A más pequeñas, acompañadas de diferentes grabados con la flor del almendro.

Entre los ornamentos más destacables verás unas letras góticas, esculpidas en piedra. Se corresponden a un verso de la poetisa Dolors Monserdà, suegra de Puig i Cadafalch, y que también hace referencia al almendro. Dice: “L’ametller és florit, l’bon temps s’acosta, ab sos nius d’ausells y sos poms de roses” («El almendro está florido, el buen tiempo se aproxima, con sus nidos de pájaros y sus ramos de rosas».)

La puerta de la entrada principal

Siguiendo con el recorrido visual por la fachada, bajad la vista hacia la parte superior de la puerta de entrada, y allí veréis diferentes personajes que siguen evocando las aficiones de los Amatller.

Pero especialmente destacables las figuras alegóricas de la leyenda de Sant Jordi, entre las que destaca la del santo patrón matando al dragón, situado en un lateral de la puerta, que personalmente siempre hemos pensado que es el más apasionante de los muchísimos que hay repartidos por toda Barcelona.

+ Info

Un consejo de lo más dulce para el final

Y si vas de visita o decides pararte a observar la fachada, un consejo de lo más dulce: no te vayas sin entrar a la cafetería que hay al fondo del vestíbulo, y regálate una xicra de xocolata con unas rebanadas de pan, digna del propio Baró de Maldà.

¿Qué mejor manera que finalizar una visita a una casa de chocolateros con un chocolate a la taza al modo tradicional?

Casa Museu Amatller
Passeig de Gràcia, 41
Barcelona

 

También te puede interesar:
Barcelona y el chocolate como hilo argumental (primera parte)
Barcelona y el chocolate como hilo argumental (segunda parte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.