DE BARCELONA A MANRESA TRAS LA HUELLA DE ÍÑIGO DE LOYOLA

Íñigo López de Loyola -apelativo que cambiaría con los años por el latino Ignatius-, murió un 31 de julio de 1556 en Roma, de ahí que cada último día del mes de julio se celebre su onomástica dentro del almanaque de los santos. Es evidente que a muchos no les va a decir nada, pero otros sabrán que estamos hablando de San Ignacio de Loyola.

Reconocemos que ese es un tema que actualmente ya no tiene tirada, pero si cogemos al personaje y lo trasladamos a un entorno patrimonial e histórico nos puede dar pie a realizar un recorrido siguiendo sus pasos, y descubriendo lugares por los que pasó, que es lo que nos interesa a los viajeros. Y eso es lo que hace el conocido como Camino Ignaciano, que te lleva desde Loiola, en Euskadi, hasta la ciudad de Manresa, capital del Bages. Unos 600 km de recorrido a través de campos, montañas, pueblos y ciudades, a cada cual más interesante.

Cuando la ruta del Camino Ignaciano llega a la provincia de Barcelona pasa por algunas localidades y lugares emblemáticos que hemos querido incluir en el blog.

Camino Ignaciano en Barcelona

El sol es el símbolo que marca el recorrido del Camino Ignaciano.

No vamos a redactar ninguna guía específica, sino que vamos a realizar una simple recopilación de diferentes informaciones ya publicadas, y que puede ser interesante tener a mano para acceder de manera rápida.

Asimismo, y aunque la propia ciudad de Barcelona no forme parte del Camino Ignaciano, también va a tener un espacio destacado en el post ya que la visitó en tres ocasiones y es, tras Manresa, donde más huellas quedan del paso del santo.

Imagen de San Ignacio en el exterior de la Abadía de Montserrat

Imagen de San Ignacio en el exterior de la Abadía de Montserrat

Barcelona

El colegio de los Jesuitas de Sarrià

Si hablamos de Barcelona y de San Ignacio nos tenemos que trasladar, inexcusablemente, hasta el barrio de Sarrià, y más concretamente al colegio que los Jesuitas tienen al pie de Collserola. Un lugar que ya mencionamos hace unos años en una ruta que recogimos en un artículo dedicado específicamente a esa zona de Barcelona.

Aunque no forma parte de la ruta ignaciana como tal, dada la importancia del edificio en la historia de los Jesuitas en la ciudad de Barcelona merece la pena incluirla, además de que da continuidad a algún lugar que sí que forma parte del listado de lugares a visitar.

Los Jesuitas del carrer Casp

Evidentemente tampoco podemos dejar de incluir el colegio que los Jesuítas tienen en el carrer Casp, en cuya iglesia se conserva la espada del santo.

Fue edificada por Joan Martorell i Montells -maestro de Antoni Gaudí- en un estilo historicista y neobizantino, y es una de las pocas muestras arquitectónicas de ese estilo que hay en Barcelona.

Los barrios de la Barcelona del siglo XVI

Pero centrándonos en la presencia del propio San Ignacio en Barcelona, sus huellas nos llevan a visitar barrios mucho más alejados y próximos al mar, donde se desarrollaba la vida de la ciudad en el siglo XVI, cuando Ignacio de Loyola estuvo por aquí.

Camino Ignaciano en Barcelona

Placa que conmemora la presencia de San Ignacio en el barrio de la Rivera, en Barcelona.

En la página web de la compañía de Jesús hay una ruta por la Barcelona ignaciana, perfectamente marcada en un mapa que se adjunta.

A través de esa ruta, nos invitan a recorrer diferentes lugares del Barri Gòtic y del Barri de la Ribera, donde todavía hoy se conservan determinados elementos relacionados con San Ignacio, como las reliquias que hay en l’església de la Nostra Senyora de la Victòria (antigua iglesia del Palau Reial Menor) o diferentes placas rememorando su presencia, como la que hay en una capilla de Santa Maria del Mar o en donde estuvo, la ya desaparecida, casa de Agnès Pasqual, en la que Iñigo se hospedó durante sus estancias en Barcelona.

Igualada

Ruta de Cervera a Igualada

La capital de la comarca de la Anoia es la primera ciudad destacada en el último tramo del Camino Ignaciano, después de dejar la provincia de Lérida y entrar en la de Barcelona.

Figura yacente de San Ignacio

Figura yacente de San Ignacio en la capilla que tiene dedicada en la Església de Santa María de Igualada

Según explica la tradición, allí es donde Iñigo decidió dejar atrás el uniforme militar -recordemos que era un hombre de armas-, y cambiarlo por ropa humilde.

Dos edificios rememoran el paso del santo por la ciudad. Por un lado la Basílica de Santa María, donde tiene dedicada una capilla, y en la que se le representa mediante una figura yacente (tal y como se puede ver en la imagen superior). Por el otro, y ya a las afueras del núcleo urbano, la ermita románica de Sant Jaume Sesoliveres, punto de tránsito de peregrinos tanto del camino de Santiago, como del Camino Ignaciano.

Otras poblaciones de la Anoia por las que transcurre el camino son: Montmaneu, Argençola, Veciana, Jorba, Vilanova del Camí, Castellolí y El Bruc.

Montserrat

Ruta de Igualada a Montserrat

Siguiendo con el peregrinaje de Iñigo por tierras catalanas llegamos al Monasterio Benedictino de Montserrat donde Iñigo pasó la vigilia del 25 de marzo de 1522, orando ante la imagen de la Virgen María.

En el interior del templo hay una escultura suya, obra de Rafael Solanic, donde una inscripción recuerda el evento y una losa de mármol negro indica el lugar exacto donde se hallaba el altar de la antigua iglesia románica ante el cual estuvo el santo y dejó su espada.

Camino Ignaciano en Barcelona

Abadía de Montserrat vista desde el camino que lleva hacia la Creu de Sant Miquel

Manresa

Ruta de Montserrat a Manresa

Y tras Montserrat, llegamos a la ciudad ignaciada por excelencia: Manresa, capital del Bages. Aunque antes de ponernos a recorrer los lugares que recuerdan los once meses que Íñigo vivió allí, compartimos un auca que, a modo de cuento, resume perfectamente dicha historia: L’auca de Sant Ignasi a Manresa.

Según explicó el propio Ignacio, Manresa fue en donde vivió un conjunto de experiencias místicas que influirían en la redacción de sus Ejercicios Espirituales, un conjunto de «tablas de gimnasia para trabajar la vida interior» (definición usada por los propios Jesuitas).

Vistas a Montserrat desde Manresa

Vistas a Montserrat desde Manresa

Tanto en Manresa Turisme, como en Jesuïtes.net, encontramos itinerarios que nos llevan a conocer la ciudad a través de 22 lugares y edificios relacionados con San Ignacio, que se pueden reseguir a través de diferentes propuestas:

El camí del peregrí (Montserrat-Manresa)
El camí de la il·lustració (Vall de Paradís- Pou de Llum)
El camí del comiat (La Cova – Viladordis)
Ruta ignasiana (Centro histórico de Manresa)

Manresa universal: la ciudad de San Ignacio (itinerario)

Visita a Espai 1522 (Centro de interpretación). Este espacio museográfico, situado en los restos del claustro del desaparecido Convent de Sant Domènec, nos muestra cómo era la Manresa que conoció Íñigo.

El Santuari de la Cova

Cova de Sant Ignasi

De todos los edificios que forman parte de la Manresa Ignaciana, el lugar más emblemático y espectacular es el Santuari de la Cova, construido sobre la gruta en donde Iñigo de Loyola se recluyó, y escribió sus Ejercicios Espirituales.

El santuario está situado en una zona próxima al riu Cardener, donde existen diferentes grutas naturales excavadas en la roca por la fuerza del viento y la lluvia, que en el siglo XVI solían estar ocupadas por ermitaños que las usaban como vivienda.

Camino ignaciano por Barcelona

Santuario de la Santa Cova junto al Cardener

En la actualidad, el santuario poco tiene que ver con la austeridad de una cueva, ya que es un espectacular edificio que se ha convertido en todo un símbolo para los Jesuitas, y que le ha dado una importantísima proyección internacional a la ciudad de Manresa.

Entre las obras que guarda destaca el retablo de alabastro, obra de Joan Grau, que muestra a San Ignacio escribiendo, y que está situado dentro de la propia cueva, así como diferentes vitrales de colores, relieves de bronce y mosaicos de personajes históricos.

En las salas anteriores al acceso a la cueva hay una colección de IX placas grabadas que representan escenas de la vida de San Ignacio. La VII muestra a Ignacio en oración, en Barcelona.

Colección de IX placas grabadas que representan escenas de la vida de San Ignacio.

Colección de IX placas grabadas que representan escenas de la vida de San Ignacio.

Camino ignaciano por Barcelona

Retablo de alabastro, obra de Joan Grau, que muestra a San Ignacio escribiendo

En los jardines exteriores del santuario hay un mapa de piedra que indica qué otros lugares, relacionados con San Ignacio, hay que ir a visitar en la ciudad.

Camino ignaciano por Barcelona

Listado de lugares que forman parte del recorrido por la Manresa Ignaciana

Imagen interior de la Seu de Manresa

Imagen interior de la Seu de Manresa

Antiguo colegio de los Jesuítas

Museu comarcal de Manresa

No nos vamos a parar a describir cada uno de los 22 lugares a visitar, dado que existe información suficiente y más experta sobre ellos, pero sí que no queremos dejar pasar dos detalles interesantes a comentar.

Por un lado, el primer detalle está relacionado con el origen del edificio, una casa con huerto en la que a principios del siglo XVII los Jesuitas, tras reformarla, fundaron el segundo colegio de la Orden en el principado, tras el de Betlem de Barcelona. Su artífice fue el noble Lupercio de Arbizu. Durante más de dos siglos, el colegio se convertiría en un importante centro docente de la ciudad Manresa, hasta que los Jesuitas lo acabaron abandonando a finales del siglo XIX, y se trasladaron al colegio de Sarrià, en Barcelona.

A diferencia del santuario de la cueva, este edificio es una construcción muy sencilla y austera, con pinceladas barrocas y neoclásicas, como la portalada principal. Su construcción se llevó a cabo por etapas. En la primera levantaron las dos primeras a las del edificio, formando un L (1751), y a mediados del XIX se construyeron las dos restantes. El resultado, un curioso aspecto arquitectónico alrededor de un claustro neoclásico.

Museu Comarcal de Manresa

Patio interior del antiguo colegio de los Jesuítas en Manresa

Tras la marcha de los Jesuitas, por discrepancias con el propio ayuntamiento, el edificio pasó por diferentes funcionalidades (escuela de novicios, caserna, albergue de refugiados, hospital militar…), hasta acabar transformándose en el museo y archivo histórico que es hoy en día, además de centro de acogida de peregrinos.

Por el otro lado, el segundo detalle a destacar es la razón de ser de la importante colección de retablos barrocos -única en tierras catalanas- que se expone en el museo, y que produjo la escuela manresana de escultura barroca, que nació justamente coincidiendo con la llega de la Compañía de Jesús a la ciudad.

Eran tiempos de Contrarreforma, y el fomento del arte religioso se abordó como una nueva forma de espiritualidad para contrarrestar los efectos de la Reforma Protestante. El asentamiento de los Jesuitas en Manresa, muy partidarios de fomentar y estimular ese tipo de arte, hizo que naciese una escuela con identidad propia, muchas de cuyas obras todavía hoy se conservan en el museo.

Projecte Manresa 2022

En el año 2022 se cumplirán 500 años del paso de San Ignacio por la capital Manresana y, desde hace un tiempo, se está llevando a la práctica un proyecto dirigido a mejorar la ciudad con la finalidad de prepararla para la llegada masiva de peregrinos que se espera recibir.

Sin lugar a dudas, Manresa es una de las ciudades cuna de la Orden de los Jesuitas. Una ciudad que marcó la vida de San Ignacio, que le inspiró su obra más famosa y que le llevó a fundar la Compañía de Jesús.

Si estás interesado en saber más sobre ese proyecto puedes visitar Projecte Manresa 2022.

Santa Maria de Queralt

Santuari de Santa Maria de Queralt

Y para acabar este recorrido patrimonial y cultural tras los pasos de San Ignacio, nos vamos del Bages al Berguedà, concretamente al camino de ronda que rodea el Santuari de Santa Maria de Queralt, en Berga.

Aunque ya estamos fuera del Camino Ignaciano, allí también hay una capilla dedicada a San Ignacio, que podemos incluir en este recopilatorio, especialmente recomendable por la espectacularidad del entorno.

Camino ignaciano por Barcelona

Cova de Sant Ignasi de Loyola al camí de ronda del Santuri de Santa Maria de Queralt, en Berga

Respecto a la capilla en sí, es relativamente moderna. Data de 1946, y se construyó con motivo de la celebración de unos ejercicios espirituales en dicho lugar. Forma parte del conjunto de capillas del Camí de Queralt, consideradas Bé Cultural d’Interés Local, ya que algunas están documentadas en el siglo XVII.

Y hasta aquí nuestra recopilación sobre datos interesantes del Camino Ignaciano a su paso por la provincia de Barcelona. Seguro que nos hemos dejado más de un detalle que valdría la pena mencionar, por lo que si estás al caso, no dudes indicárnoslos en los comentarios, para poder compartirlo.

Para saber más:
Sant Ignasi i Barcelona
El patrimonio religioso y la espada de San Ignacio en Barcelona
Ignasi de Loyola a Manresa

También te puede interesar:
Paisajes de Barcelona: Vic, Manresa e Igualada

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.