BARCELONA, HISTORIA Y TURISMO A TRAVÉS DE LOS CÓDIGOS QR

Para las almas libres como yo, poder perderse por Barcelona, sin rumbo fijo y sin la presión de las agujas de un reloj, es una de las mayores satisfacciones a las que nos podemos enfrentar. Muchas veces, en medio de esos paseos a “ningún lugar”, sueles pasar por espacios o frente a edificios históricos, ante los que te paras y, observándolos detenidamente, te preguntas ¿qué historias deben esconderse tras esas paredes? Pues bien, desde hace pocas semanas el Gòtic de Barcelona se ha apuntado al carro de las aplicaciones tecnológicas para ayudarnos, a los más curiosos y turisteros, a obtener in situ una rápida respuesta a algunas de esas dudas. ¿Y cómo lo han hecho? Pues usando la técnica de los códigos QR, que os explicaré en qué consiste, especialmente para los menos entendidos en nuevas tecnologías.

QR son unas siglas que proceden de las palabras inglesas quick response code, y que se pueden traducir como código de respuesta rápida. Son una especie de código de barras bidimensial que almacena información, a la que se puede acceder a través de una aplicación, instalada en el smartphone, que te dirige (vía internet) a la web que la guarda. En nuestro  caso, la web de QRGòtic. En resumen, para ser usuario de este sistema necesitas un smartphone, tener instalada la aplicación, y disponer de datos en el móvil que te permitan navegar desde cualquier lugar.

La iniciativa la han llevado a la práctica la Associació de Comerciants de Llibreteria, la Fundació Sonara y el Museu d’Història de Barcelona, con la finalidad de convertir esa zona de la ciudad en un museo al aire libre, avalado por el mundo científico. Participan treinta y dos comercios de la zona, que nos lo indican mediante un adhesivo colocado en un lugar visible de su escaparate.

Como siempre me llaman la atención estas novedades… la semana pasada, con el móvil cargado y la máquina de fotos preparada, allí que me fui con la idea de comprobar por mí misma en qué consistía el proceso. En general, lo encontré interesante y fácil de usar, aunque también tengo que reconocer que algunos códigos los han colocado en las puertas de acceso a los establecimientos, y hay que leerlos rápidamente para no interferir en el tránsito de los clientes que salen y entran, por lo que el móvil tiene que estar siempre preparado.

Estáis en el Cardo Maximus, uno de los ejes viarios más importantes de Barcino

Estáis en el Cardo Maximus, uno de los ejes viarios más importantes de Barcino

Carrer de la freneria

Carrer de la freneria

Las dos calles que visité fueron la calle de la Llibreteria y la calle de la Freneria. Y, aunque hoy no os voy a explicar ninguna de las historias que pude leer, ya que para eso tenéis los respectivos códigos y la página web, lo que sí que os puedo decir es que me sorprendió algún que otro dato que no conocía.

Aquí os dejo algunas imágenes de mi recorrido por la calle Llibreteria…

El precursor del frankfurt en Barcelona

El precursor del frankfurt en Barcelona

La calle de los especieros y de los apotecarios medievales

La calle de los especieros y de los apotecarios medievales

Forn de Sant Jordi

Año 1798. Forn de Sant Jordi

Famoso por las rosquillas de Sant Jordi y el horno de cocción de finales del s. XVIII

Famoso por las rosquillas de Sant Jordi y el horno de cocción de finales del s. XVIII

Año 1838. Gabinete de lectura. Biblioteca privada y salón de tertulia

Año 1838. Gabinete de lectura. Biblioteca privada y salón de tertulia

Año 1834. Confitería Santa Clara, más de 170 años de historia. Joan Amades decía que era donde hacían el mejor bizcocho de la ciudad

Año 1834. Confitería Santa Clara, más de 170 años de historia. Joan Amades decía que era donde hacían el mejor bizcocho de la ciudad

Lugar habitual donde se celebraban fiestas y solemnidades cívicas. Octubre de 1696...en la mitad de la calle había un arco triunfal...

Lugar habitual donde se celebraban fiestas y solemnidades cívicas. Octubre de 1696…en la mitad de la calle había un arco triunfal…

Edificio con esgrafiados, y uno de los pocos de la ciudad que conservan el voladizo

Edificio con esgrafiados, y uno de los pocos de la ciudad que conservan el voladizo

Horno de los Arcos o Garrofar: el horno público para cocer más importante de la Edad Media

Horno de los Arcos o Garrofar: el horno público para cocer más importante de la Edad Media

Edificio de la antigua prisión de Barcelona hasta 1839

Edificio de la antigua prisión de Barcelona hasta 1839

La cerería más antigua de Barcelona, y el lugar en donde se localizaba el Castell Vell medieval

Interior de la cerería más antigua de Barcelona, y el lugar en donde se localizaba el Castell Vell medieval

…y algunas de mi paseo por la calle de la Freneria:

Casa de origen medieval. La esposa de Pere Godans la vendió a los consejeros de la ciudad

Casa de origen medieval. La esposa de Pere Godans la vendió a los consejeros de la ciudad

Una calle donde se fabricaban instrumentos de metal para caballos, y vivían los clérigos de la Catedral

Una calle donde se fabricaban instrumentos de metal para caballos, y vivían los clérigos de la Catedral

Escudo del gremio de los freneros. Muy próximo a la calle de la Freneria... ¡a ver si lo encuentras!

Escudo del gremio de los freneros. Muy próximo a la calle de la Freneria… ¡a ver si lo encuentras!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.