LA BARCELONA DE ANTONIO MACHADO

Hoy vamos a hacer un post rápido y conciso, que hace tiempo queríamos incorporar al blog. Hoy os vamos a compartir unas pinceladas sobre Antonio Machado y su paso por Barcelona durante los últimos meses de la Guerra Civil, coincidiendo con la conmemoración del día de su nacimiento.

Un paso que dejó su imprenta en algunos lugares de la ciudad, y que vamos a recopilar en un post. No vamos a explicar nada; solamente a compartir una recopilación de curiosidades a través de menciones y enlaces que ilustren la huella del poeta sevillano en Barcelona.

La Barcelona de Antonio Machado

Antonio Machado junto a su madre Ana, su hermano, su cuñada y sus sobrinas

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla

«Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla
y un huerto claro donde madura el limonero…»

«Nací en Sevilla una noche de julio de 1875, en el célebre Palacio de las Dueñas, sito en la calle del mismo nombre». [Vida. Prólogos. Poética. Poesías completas. Selecciones Austral].

La Barcelona de Antonio Machado

Placa en el Palacio de Dueñas de Sevilla en recuerdo del lugar en donde nació Antonio Machado. (Foto: Wikipedia)

Como el mismo poeta escribiría en su autobiografía, Antonio Machado nació a las cuatro y media de la madrugada​ del 26 de julio de 1875, festividad de Santa Ana y onomástica de su madre.

Fue el segundo hijo del matrimonio formado por Ana Ruiz y Antonio Machado Álvarez, abogado y periodista, que alcanzaría cierto reconocimiento internacional por sus investigaciones sobre el folklore popular con el seudónimo de «Demófilo», tal y como nos explican en la Wikipedia.

Su lugar de nacimiento: concretamente el Palacio de las Dueñas. Sí, ese palacio sevillano que los apasionados seguidores de las historias aristocráticas sabemos que pertenece a la Casa de Alba, y donde habitó muchos años la archifamosa María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart, XVIII duquesa de Alba de Tormes.

¿Y por qué en un lugar tan emblemático de la ciudad hispalense? En 1875 el padre de Antonio Machado era el administrador del XV duque de Alba, Jacobo Fitz-James Stuart y Ventimiglia, y la familia residía en unas dependencias del palacio que el duque había destinado al alquiler, y cuyas escaleras de acceso todavía se conservan junto a las antiguas caballerizas.

El Palacio de las Dueñas, inicialmente, fue propiedad de los marqueses de Villanueva del Río, y a través del matrimonio de la IV marquesa con el IV duque de Alba de Tormes, Fernando Álvarez de Toledo y Mendoza, pasó a manos de la Casa de Alba, para convertirse en uno de los palacios más emblemáticos de esa casa aristocrática.

 

De Madrid a Barcelona, pasando por Valencia

«Valencia de fecundas primaveras,
de floridas almunias y arrozales,
feliz quiero cantarte, como eras,
domando a un ancho río en tus canales,
al dios marino con tus albuferas,
al centauro de amor con tus rosales.»

Dado que hoy no toca, nos tomamos la libertad de saltarnos la mayor parte de la interesante vida de Antonio Machado y nos vamos a centrar en sus últimos años, marcados por la Guerra Civil, y que de hecho son la razón de ser de escribir este post.

El estallido de la Guerra Civil cogió a Antonio Machado en Madrid. Dada la evolución de los acontecimientos bélicos, tal y como también ocurrió con buena parte de los intelectuales de izquierdas, fue evacuado a Valencia junto a parte de su familia.

En Valencia, la familia Machado se instaló en una casa de la localidad de Rocafort, Villa Amparo, donde vivieron desde noviembre del 1936 hasta abril del 1938.

Durante esos meses, escribiría el famoso poema «el crimen fue en Granada», donde relataba el asesinado del también escritor Federico García Lorca.

La Barcelona de Antonio Machado

Llegado el mes de marzo del 38, y ante el miedo a que la Valencia republicana pudiese quedar rodeada por tropas rebeldes, optaron por mudarse a Barcelona, donde se instalarían a lo largo de diez meses, hasta su partida final hacia Francia.

Y durante esos meses, dos lugares de Barcelona quedarían en el recuerdo del paso de los Machado por la ciudad: el Hotel Majestic de Passeig de Gràcia, y la Torre de Castanyer de Passeig de Sant Gervasi.

La suite del Hotel Majestic

A su llegada a Barcelona, la familia Machado (integrada por Antonio, su madre Ana, su hermano José, su cuñada Matea y sus sobrinas Eulalia, Carmen y Maria) se instalaron en dos habitaciones del hotel. Y, aunque, solo estuvieron allí dos semanas, dos detalles recuerdan su estancia hoy en día.

En 1989, con motivo de los cincuenta años del fallecimiento del poeta, la Sociedad Cultural Andaluza Almenara promovió la instalación de una placa de homenaje al poeta, que está ubicada en el vestíbulo del hotel.

Y en el 2014, cuando se conmemoraron los setenta y cinco años de su muerte en Colliure, la propia dirección del hotel le puso su nombre a una de las suites más espectaculares, que decoró con cuadros y libros del poeta sevillano.

Para saber más: Machado y su familia, huéspedes del Hotel Majestic.

En la Torre de Castanyer

«Para ti la roja flor
que antaño fue blanca lis,
con el aroma mejor
del huerto de Fray Luis.»  – Barcelona, junio del 38

En el mes de mayo del 1938, los Machado se trasladan del Eixample hasta Sant Gervasi. Allí se instalan en la Torre de Castanyer, que al ser abandonada por sus propietarios fue incautada por la Generalitat. A pesar de la grandiosidad del entorno -un palacete rodeado de jardines-, los Machado sufren las miserias y las carestías de una Barcelona en guerra, como la mayoría de los barceloneses y las barcelonesas.

Durante esos meses el poeta continua escribiendo, y allí surgirán 26 artículos periodísticos que publicará en La Vanguardia, y que llevarán por título genérico: «Desde el mirador de la guerra». El primer artículo lo publica el 16 de julio de 1937, titulado “El poeta y el pueblo”, y el último, el 6 de enero de 1939, y que enlazamos a continuación:

Artículos de Antonio Machado publicados en La Vanguardia:

Historia de La Torre Castanyer

Y tal como hemos iniciado este post hablando del Palacio de Dueñas en Sevilla, lo acabamos compartiendo el video de Betevé, «La Torre Castanyer, un pavelló de jocs reials», que explica una breve y curiosa historia relacionada con el mismo.

La Torre de Castanyer (a la que le dedicaremos un futuro post) es un palacete de principios del siglo XIX, mandado construir por Joaquim Castañer i Molet, que le dio nombre al edificio y a los terrenos que lo rodean. A través de sus herederos estuvo relacionado (como explica el vídeo) con la reina Maria Cristina y sus tres hijos -durante la Exposición de 1888-, y posteriormente pasó a ser propiedad de uno de los descendiente de Eusebi Güell, el mecenas de Antoni Gaudi, familia que todavía hoy lo habita.

 
La estancia de los Machado en Barcelona finaliza el 22 de enero de 1939, cuando la ciudad está a punto de caer en manos de las tropas franquista. Ese día, Antonio Machado y su familia salen de Barcelona con destino a la frontera francesa.

La noche del 26 al 27 de enero la pasarán en el pueblecito gerundense de Viladasens, antes de cruzar finalmente la frontera hacia Francia y llegar a Colliure… Pero eso ya será tema para un nuevo post.

La Barcelona de Antonio Machado

Foto: ciudades machadianas

Ciudades Machadianas

Con la finalidad de recordar el legado del poeta por diferentes localidades españolas, el 22 de febrero de 2009 se creó la Red de Ciudades Machadianas, una asociación de municipios integrada por Sevilla, Soria, Baeza, Segovia, Collioure y Rocafort. Todas ellas tienen en común el haber sido lugar de residencia y formar parte, en algún momento, de la vida de Antonio Machado.

Aunque Barcelona -como pasa con Madrid- todavía no forma parte de esa asociación de municipios, el pasado 15 de marzo de 2019, el Ajuntament de Barcelona aprobó una Declaración Institucional en la que solicitada el ingreso de la ciudad a esa red de ciudades machadianas.

En el escrito se alegaba como razón principal para solicitar el reconocimiento de Barcelona como ciudad machadiana es que fue la última residencia de Antonio Machado antes de marchar al exilio.

Enlace a la Declaración Institucional del Ayuntamiento de Barcelona.

Por el momento, tendremos que esperar a conocer la decisión final…

 

También te puede interesar:
Taller Masriera, tres en uno: joyas, arquitectura y teatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.