ADELANTE HOMBRE DEL 600… CON TRIP TROOP BARCELONA ES TUYA

Para muchos de los que pertenecemos a la generación del “baby-boom”, el Seat 600 fue el coche de nuestra infancia. Y para los que tenemos hermanos algo más mayores, fue el coche de su adolescencia y juventud; aquel coche con el que empezaron a conducir, cuando eso de tener carnet empezó a popularizarse. En casa, el 600 llegó a principios de los 70, y fue concretamente uno de segunda mano. Después de haberlo estrenado uno de mis tíos y haber sido conducido por sus dos hijos, llegó a manos de mi hermano y en casa, a pesar del trote que ya llevaba el vehículo, fue un momento de fiesta mayor.

Tengo mil y una historias para explicar: Que te inviten a dar un primer paseo y que se pare y deje de arrancar a solo a dos manzanas de casa; que se pinche una rueda regresando de Calella de la Costa, en medio de un diluvio, y te des cuenta de que no llevas gato; que te roben el coche, des parte a la policía y quien lo encuentre sea uno de tus primos (los que lo habían conducido primero) abandonado en una calle de Barcelona… Pero, sin lugar a dudas, la historia más inaudita es la de viajar en él ocho personas (cinco adultos y tres niñas), de Barcelona a Castelldefels, para pasar el día en la playa en modo domingueros on… Historias miles, pero siempre vividas desde el punto de vista de acompañante.

Trip Troop

Conduciendo un Seat 600 por primera vez

Por eso, cuando me ofrecieron la oportunidad de participar en una de las rutas vintage que organiza Trip Troop a bordo de un 600, y con la posibilidad de ser la conductora, no dude en aceptar. Una experiencia que no solo me ha servido para revivir recordados momentos del pasado, sino que, por fin, me ha dado la oportunidad de saber lo que es estar al volante de uno de esos míticos coches vintage.

Trip Troop – Vintage Tours

Trip Troop es el resultado del empeño de una pareja de emprendedores que, tras descubrir que Berlín se podía visitar conduciendo un Trabant, apostaron por traer la idea a Barcelona, aunque eligiendo para ello el vehículo que estuviese más arraigado a la historia de la ciudad. Y como no podía ser de otra manera, se decidieron por nuestro Seat 600. ¿Qué otro vehículo puede lucir mejor los calificativos de popular, vintage y ”made in Barcelona”?

Trip Troop

El Seat 600, el utilitario que revolució el parque automovilístico del país

Entre la oferta actual que ofrecen están los Convoy Tours (rutas que realizan en grupo con diferentes vehículos, siguiendo a un coche guía) y los GPS Tours (que puedes realizar a tu aire). También existe la posibilidad de organizar tours privados, tanto para particulares como para empresas, que se diseñan a la carta de acuerdo con la petición del propio cliente. Sea una u otra opción, todas ellas te permitirán sentir el placer de recorrer la ciudad modo años 60 on.

¿Y qué necesitas para participar en uno de estos tours? Pues ganas de visitar la ciudad de una manera diferente, volver a sentirte joven (si es que como yo ya eres senior), un documento de identidad (DNI o pasaporte) y, por supuesto, un carnet de conducir y algunos años de experiencia como conductor, (¡volverás a tener que tirar de starter para poner en marcha el vehículo!). En caso de que no cumplas con este último requisito, don’t panic!!, siempre podrás ir de copiloto, lo que te permitirá disfrutar al 100% de la visita sin tener que estar pendiente del tráfico, y poder saludar a todos los transeúntes que se giren sorprendidos al paso del curioso convoy. Por cierto, ya que estamos en el siglo XXI, todos los vehículos disponen de GPS añadido y teléfono móvil para poder estar en contacto con los organizadores en todo momento.

Trip Troop

Un coche vintage con “trampa siglo XXI”

Como he comentado, ésta ha sido la primera vez que he conducido un vehículo de estas características, aunque me ha sorprendido lo fácil que resulta adaptarse a tener que encender con starter, no llevar retrovisor en la derecha, tener solo cuatro marchas, bajar manualmente la ventanilla para poder coger la tarjeta del parquing, y no disponer de cierre centralizado ni de dirección asistida. Eso sí, llevar puesto el cinturón de seguridad, toda una odisea. Se entiende que años ha no fuese de uso obligatorio, ya que hubiese habido más accidentes ¡por cortes de respiración!, que por golpes ante un choque.

La ruta la iniciamos frente a la Sagrada Familia, desde donde nos dirigimos hacia el passeig de Gràcia para pasar por delante de la Casa Milà y la Casa Batlló. A continuación, bajamos por la Rambla hacia Colón e hicimos una breve parada de avituallamiento en el Maremágnum. Reanudamos la ruta camino de la Barceloneta y la Vila Olímpica, para regresar hacia el punto de partida por la calle Marina.

Trip Troop

Causando sensación en pleno passeig de Gràcia

Al final, frente a un excelente aperitivo –que también incluye el precio de la ruta- con vermut, olivas, patatas y unas gildas, tuvimos tiempo de contrastar lo bien que lo habíamos pasado.

Con la experiencia vivida gracias a Trip Troop volví a recordar mis años de dominguera, así como aquella canción que decía…

Aunque en esta ocasión, lo que no hizo doña Concha fue empezar a bostezar… Demasiada emoción acumulada para ello.

Algunas curiosidades sobre el Seat 600

  • El modelo está basado en el del Fiat 600, que diseñó Dante Giacosa en 1955.
  • SEAT (Sociedad Española de Automóviles de Turismo) empezó a producirlo en la Zona Franca de Barcelona a partir de 1957.
  • El 27 de junio de 1957 se vendió la primera unidad, que estuvo en funcionamiento hasta 1985.
  • Fue un revulsivo dentro del transporte de las familias de clase media, cuando viajar en coche era una verdadera aventura. Tiene el honor de ser el vehículo que motorizó al país.
  • Se convirtió en el vehículo utilitario más popular construido en España.
  • En 1967, prácticamente la mitad de automóviles que circulaban por el país eran Seat 600.
  • La cadena de producción estuvo activa 16 años, entre 1957 y 1973, y de ella salieron cerca de 800.000 unidades.
  • El 3 de agosto de 1973 se finalizó su producción, y los trabajadores de SEAT dieron salida a la última unidad con una pancarta que ponía: “Naciste príncipe y mueres rey”.

En la actualidad todavía quedan unos diez mil 600 en circulación, y la mayoría de sus propietarios los conservan como un vehículo que emana añoranza y buenos recuerdos… Especialmente cuando hacemos que en el radio cassete acoplado suene la canción que le dedicó Moncho Alpuente, titulada “Adelante hombre del 600” o “El rock del 600” del grupo Bulldog.

Para más información:
Trip Troop – vintage tours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.