OLI FERRER, UN ACEITE BOUTIQUE CON CARÁCTER E IDENTIDAD

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y ha sido cruzarme inesperadamente con el extraordinario diseño de la botella que identifica a los productos de L’Oli Ferrer, mientras visitaba Alimentaria 2018, que no he podido por más que pararme a saber más sobre ellos.

El resultado de mi curiosidad ha sido descubrir una empresa gourmet de aquí, de Barcelona, que combina innovación, elegancia y gastronomía, y que tiene ese toque femenino que le han sabido dar sus propietarias. Es decir, un sorprendente hallazgo.

Oli Ferrer

¿Essence o Elegance? Tu eliges

Oro líquido

Hablar de aceite es hablar de cultura mediterránea. Ya desde la antigua Grecia, y posteriormente a través de la Roma clásica, el aceite se convirtió en un producto tan valioso e importante, no solo a nivel gastronómico, sino también a nivel comercial, que el propio Homero le acabó otorgando el calificativo de “oro líquido”. De ahí que el propio árbol que daba el fruto se acabase convirtiendo en un símbolo de poder, y en icono de la paz.

Qué mejor manera que incrementar ese valor que otorgándole un plus, presentándolo en un recipiente totalmente “rompedor”, que permite elevarlo a la categoría de una verdadera “joya gastronómica”.

Eso es lo que han hecho las hermanas Ferrer. Eligiendo un producto elaborado con ingredientes 100% naturales, apostando por la agricultura ecológica, y envasándolo en un packaging sofisticado, a la altura del producto que contiene en su interior.

Productos con carácter e identidad propia

Así es como nos definen sus productos: con carácter e identidad propia. Conversando con dos de las tres emprendedoras que forman el tándem directivo, nos comentan que el trabajo está siendo duro, pero que el resultado es de lo más satisfactorio. Aunque todavía queda mucho por hacer.

Tanto en la organización del negocio, como en la elección de los productos que venden han querido imprimir la huella de su manera de ser y hacer, de ahí que incluso la empresa lleva el nombre de una de ellas: Loli Ferrer. Un juego de palabras que une persona, empresa y producto.

Oli Ferrer

“El Bodegón”. Foto: L’Oli Ferrer

El aceite se produce a partir de una selección de las mejores olivas arbequinas, obtenidas en cosechas tempranas, y se envasa bajo la marca Essence y la marca Elegance, cada una de ellas con sus propias características organolépticas, combinando intensidad y sabor, con sutilidad y elegancia.

Aunque el aceite de oliva virgen extra es su razón de ser, entre su oferta de productos gastronómicos también hay vinagre ecológico balsámico, flor de sal del Mediterráneo y caviares de aceite o vinagre; un verdadero estallido de sensaciones. Una selección para los paladares más exigentes, tal y como he podido comprobar personalmente.

Oli Ferrer

Foto: L’Oli Ferrer, pefil de Facebook

Como si de un perfume se tratase

Además de apostar desde el primer momento por la calidad,  también la elegancia y la sofisticación son dos características que se han querido ligar a los productos de la empresa. De ahí el cuidado diseño, tanto de los envases como de la presentación.

Como si de un perfume de alta gama se tratase, cualquiera de las dos medidas de botellas de pequeño formato te llamarán la atención. Un concepto innovador para presentar un producto clásico, y convertirlo en un más que interesante regalo para los públicos más exigentes y detallistas.

Para saber más:
L’Oli Ferrer
www.loliferrer.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.