BARCINO EN BARCELONA (2ª PARTE)

Después de una merecida pausa, continuamos descubriendo rincones de la Barcino de los primeros siglos dC que van apareciendo en nuestro recorrido por diferentes plazas y calles del centro de la ciudad de Barcelona.

Nos dirigimos hacia la calle del Regomir para encarar el antiguo Decumanus maximus dirección al foro de Barcino. En el lugar donde nos encontramos, diferentes excavaciones arqueológicas han sacado a la luz los restos del Castellum de Barcino, un espacio público monumentalizado del siglo I dC. Los expertos todavía no se han puesto de acuerdo sobre su funcionalidad, ya que existen diferentes hipótesis: una vivienda noble, una zona acuartelada, un espacio de actividad económica, debido a su proximidad a la zona portuaria e, incluso, los estudios más recientes hablan de unas importantes termas públicas adosadas a la muralla. Lo que sí que está claro es que se trataba de una construcción fortificada, de base cuadrangular, que sobresalía de la línea de la muralla y, evidentemente, su situación la convertía en un espacio privilegiado para la vigilancia de los accesos a la ciudad desde el puerto y el frente marítimo.

Seguimos por la calle Ciutat y llegamos a la plaça de Sant Jaume, donde vemos los dos edificios gubernamentales más importantes de la Barcelona actual, pero que ya visitaremos en su debido momento. Cruzamos la plaza hacia la calle Paradís. Subimos, giramos hacia la derecha y al fondo del tramo de calle nos encontramos con la entrada al Centre Excursionista de Catalunya, donde nos espera una de las sorpresas más esperadas de nuestra ruta: los restos de cuatro impresionantes columnas del antiguo Templo de Augusto que presidía el foro de la ciudad de Barcino.

Puerta de acceso al Templo de Augusto

Puerta de acceso al Templo de Augusto

Hoy hemos tenido suerte y el espacio está vacío, por lo que podemos disfrutarlo sin aglomeraciones y en silencio. Levantamos la vista hacia el cielo para poder contemplar el espectáculo que se levanta frente a nosotros en toda su dimensión. El color verde turquesa que colorea las paredes, todavía le da mayor luminosidad al espacio. El parloteo de un niño se oye a través de una de las ventanas del edificio de vecinos que hay en el recinto… Nos sorprende la naturalidad con que se puede vivir el día a día teniendo a escasos metros un espectáculo tan soberbio.

Una inscripción honorífica, típica de las que había en el Foro, deja constancia del reconocimiento que se dispensaba a los ciudadanos de Barcino más destacados. Quinto Calpurnio Flavio y Lucius Minicius Natalius, fueron dos de ellos.

Columnas romanas

Columnas romanas

Conjunto arqueológico del Templo de Augusto

Conjunto arqueológico del Templo de Augusto

Una vez finalizada esta visita, nuestro próximo objetivo es el Museu d’Història de la Ciutat, situado en medio del emblemático barrio gótico de la Barcelona medieval. Tal y como ya comenté anteriormente, un ascensor acristalado nos traslada de la Barcelona actual a la Barcino de los siglos II-IV dC, donde podemos pasear por sus calles empedradas, visitando los restos de una domus romana, una tintorería para la limpieza de ropa, una factoría de salazón y garum, una instalación para la producción de vino…  Se dice, que si escuchamos en el silencio, con suficiente atención, podremos distinguir los sonidos de aquella ciudad que han quedado impregnados en las piedras…

Nuestro viaje al pasado toca a su fin. De regreso nuevamente al exterior a través de las dependencias del Palacio Real Mayor, damos por finalizada la segunda parte de nuestro recorrido.

Antes de despedirnos, sin embargo, para los fans más entusiastas de Barcino, es obligado indicar que todavía hay otros dos espacios fuera de la muralla con restos interesantes para visitar: la vía sepulcral romana de la plaça Vila de Madrid, y los restos del acueducto que quedaron al descubierto al derruir un edificio en 1988, en la calle Duran i Bas. ¡Estáis invitados a visitarlos!

Via sepulcral de la plaça de la Vila de Madrid

Via sepulcral de la plaça de la Vila de Madrid

Restos del acueducto en una fachada de la calle Durán i Bas

Restos del acueducto romano en una fachada de la calle Durán i Bas

Primer plano de un arco del acueducto de Barcino

Primer plano de un arco del acueducto de Barcino

Te recomendamos leer también:

Barcino en Barcelona (1ª Parte)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.