PASIÓN, SONRISAS Y TRABAJO: «ME ENCANTA LEER Y EL TRABAJO QUE HAGO»

Paseando por el barrio de Poblenou me paro frente al número 20 de la calle Amistat. Me llama la atención un cartel: NOLLEGIU (“No leáis). Y un espacio: una pequeña librería de unos sesenta metros cuadrados llena de estanterías con centenares de libros, un piano, cuatro sofás y una máquina de café. Dentro del local me encuentro con Maria Notó. A sus 24 años desprende pasión por el trabajo que hace. Es librera y comparte trabajo con el “cerebro de la librería”, Xavier Vidal, un periodista con una amplia trayectoria en la radio, la administración y la comunicación corporativa que cumplió el sueño de abrir una librería cuando acabó de estudiar un posgrado.

Nollegiu

María Notó, rodeada de libros, nunca borraría la sonrisa

La Nollegiu no es una librería convencional, su nombre ya es provocador y no podía tratarse de un lugar mediocre. Inspirada en una librería del barrio de Sarrià, A peu de pàgina, apostó por un formato diferente en una época de crisis de la industria: “La Nollegiu funciona como plataforma cultural, a través de los libros dedicamos un espacio diario a la cultura en todos los ámbitos”. Casi cada tarde, cualquiera puede disfrutar de las actividades que se organizan en el local, desde obras de teatro hasta ciclos temáticos de series, incluyendo presentaciones de libros, coloquios y debates. Además, el probador de libros une el binomio librería-cafetería. La librería está hecha para que entres, busques, te sientes en el sofá y tomes un café mientras lees las primeras páginas de un libro para ver si te interesa. “El probador de libros es una de nuestras apuestas, queremos que el lector pueda venir, leer las primeras páginas de un libro mientras toma un café y valorar si le gusta”.

Maria, licenciada en Filología francesa y en Teoría de la literatura y literatura comparada, empezó a trabajar en la Nollegiu en el año 2014, después de quedar prendada del trabajo que se hace en la librería. “Un día, haciendo una ruta por distintas librerías entré en la Nollegiu por curiosidad y después de tres horas terminé sorprendida: Xavier, estoy muy emocionada, me gusta mucho la librería y como está pensada. Conectaba con el proyecto y al cabo de 15 días me llamaron para trabajar”.

Risueña y comunicadora espléndida, explica que su pasión por la lectura la llevó hasta donde está ahora: “Me encanta leer y me encanta el trabajo que hago”. Vive en el barrio del Clot pero su actitud desprende familiaridad dentro del barrio, pues trabaja cada día para acercar la belleza de la literatura a los vecinos de Poblenou. “Poblenou es un barrio de Barcelona que funciona como un pueblo y este formato de librería y espacio cultural encaja muy bien aquí”. La librería tiene una función de red, sobretodo con el barrio y le encanta que los vecinos bajen y le den las gracias porque casi cada día, después de la jornada laboral, pueden entrar y disfrutar de las actividades que organizan. Forma parte de la concepción del espacio.

El sofá de la Nollegiu es como el sofá de su casa

El sofá de la Nollegiu es como el sofá de su casa

La estética acogedora de la librería alaba todavía más el trabajo de María. Ella concretamente, conduce un ciclo de series que se celebra el tercer jueves de cada mes y que está vinculado a libros, pero su trabajo es mucho más extenso. Sin embargo, cuando le pregunto sobre qué implica ser librero, enmudece diez segundos, piensa y entonces, dispara. “Hay una serie de aspectos funcionales y después está la parte más humana: lo que tiene que hacer un librero es ser muy atento con el lector. La palabra cliente no me gusta nada, prefiero llamarlos lectores. Tienes que encontrar, dentro de su mundo, ese libro que sepas que le puede interesar”. A ella, sin embargo, le encanta que el lector pueda tener su espacio para ver qué le gusta: “Soy muy prudente y no agobio al lector con preguntas”.

El placer de escuchar a Maria multiplica el efecto de la lectura. Ahora mismo está leyendo su libro favorito del autor rumano Mircea Carterescu. “Tengo la teoría de que mi libro favorito es el que estoy leyendo en este mismo momento y que me está gustando”. El poeta cultiva las especies de la literatura fantástica y cuando María habla, parece aun más fantástico y emocionante. Pasión y discreción a partes iguales. La librería está hecha para compartir cultura y María, como no podría ser de otra manera, también la comparte conmigo. Acaba dejando constancia de su carácter atrevido, apasionado y emprendedor: “Si tuviese dinero, yo también crearía mi propia librería”.

NOLLEGIU

Carrer de l’Amistat, 20. Poblenou. Twitter, Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.