EXCURSIONES, ALOJAMIENTOS Y GASTRONOMÍA EN GRONINGEN

Siguiendo con nuestra recopilación de recuerdos, hoy escribimos un segundo artículo sobre Groningen en el que os vamos a hablar de algunos lugares que vale la pena ir a visitar si decides pasar unos días en la ciudad.

Tres excursiones en bicicleta hacia las afueras

Como ocurre en el resto de Holanda, todo está preparado para que puedas llegar fácilmente en bicicleta a cualquier lugar, y sin excesivo esfuerzo. Siguiendo ese precepto, te recomendamos tres lugares de las afueras de la ciudad que no debes dejar de visitar.

Reitdiephaven

Está situado a unos seis kilómetros de la ciudad, junto al canal que une Groningen con el mar de Wadden, camino de la ciudad de Lauwersmeer.

Groningen

Reitdiephaven, a seis kilómetros del centro de Groningen

Es un puerto deportivo de nueva construcción que destaca especialmente por las encantadoras casas de estilo escandinavo y de vivos colores que se han construido junto a él, y que son la delicia de cualquier fotógrafo tanto si el día está nublado, como si brilla un cielo azul radiante.

Hoornsemeer

Es un lago artificial situado a cinco kilómetros al sur de Groningen, y uno de los lugares más populares de recreo para sus habitantes. En verano es la zona de baño y de práctica de deportes náuticos por excelencia de los que viven en la ciudad.

Groningen

Hoornsemeer en verano

En esa zona está una de las construcciones más curiosas de la ciudad. Se trata de la Wall House, obra del arquitecto americano John Hejduk y que se diseñó, inicialmente, para construirla en la ciudad de Ridgefield en Connecticut en 1973.

El proyecto que quedó descartado por el coste lo recuperó una empresa de Groningen, y lo llevaron a la práctica en el año 2000, cuando Hejduk ya había fallecido.

La construcción, basada en una pared de cemento a la que se le han acoplado las habitaciones a modo de piezas separadas, dicen que es una mezcla de pintura cubista con escultura surrealista.

Hortus Haren

Está situado a 17 km de la ciudad y es el lugar ideal para los aficionados a la botánica y a la jardinería, ya que es uno de los jardines botánicos más impresionantes del país.

Data del siglo XVII, por lo que está considerado el más antiguo de Holanda. Ocupa ocho hectáreas de jardines, cubiertos con todo tipo de plantas autóctonas y foráneas. Una de sus mayores curiosidades es la reproducción de un jardín chino de la dinastía Ming, y que sigue los preceptos del Feng Shui.

Recorridos de ida y vuelta

Aunque no me voy a extender, porque ya es materia para un nuevo post, así de manera rápida, os dejo una lista de tres imperdibles para visitar, en una salida de ida y vuelta de un día, tomando Groningen como cuartel general.

El primero es la ruta por otras dos de las ciudades hanseáticas del norte de Holanda, como son Zwolle y Hattem.

El segundo, ir a Bedum a visitar su campanario inclinado. Menos conocido que la Torre de Pisa, tiene la no despreciable inclinación de 2,61 metros, que se aprecian a simple vista.

Y el tercero y último, ya que estamos muy cerca de la frontera alemana, podemos tomarnos un día para viajar hasta Bremen, vía Oldemburgo, y visitar a sus famosos músicos.

Dónde alojarse

Aunque no somos demasiado dadas a consejos al respecto, ya que creemos que cada uno tiene que buscar aquellos lugares que más se adapten a sus exigencias y presupuestos, en esta ocasión no podemos estarnos de incluir tres lugares realmente excepcionales, cada uno en su estilo.

El primero es el Prinsenhof Hotel, un lugar ideal para los amantes del lujo y los apasionados de lugares con personalidad. Está situado junto a la zona más tranquila del centro histórico.

El segundo es el Mercure Hotel Groningen Martiniplaza, ideal para quienes desean disfrutar de la comodidad de las cadenas de hoteles actuales. Está ubicado fuera del centro, y dispone de garaje privado a un precio muy razonable.

Y el tercero, es Het Paleis Groningen, un hostel de relativo “lujo” para los que les gusta la informalidad de este tipo de establecimientos, pero con la personalidad y elegancia moderna de ocupar un antiguo palacio de burgueses. Está próximo al centro.

Groningen

Het Paleis Groningen. Salón de lectura

Dónde comer

Para disfrutar de la gastronomía local, una visita al encantador restaurante Die drie gezusters, ubicado en un edificio histórico y monumental junto a la Grote Markt, donde sirven una sopa de mostaza exquisita (Groninger Mosterdsoep) típica de la ciudad; o el café restaurant Goudkantoor, ubicada en el interior de la casa más antigua de la ciudad.

Groningen

Restaurante Die Drie Gezusters

Otro lugar muy recomendable y curioso es el Pannekoekschip, un barco-restaurante especializado en Pannekoeks, una especie de crepes típicas también de allá.

Groningen

Típico pannekoek holandés

Para los amantes del café existen infinidad de lugares con encanto distribuidos por toda la ciudad, pero ya que estamos recomendando lugares emblemáticos, el Black & Bloom, donde se prepara el mejor café de toda Holanda.

Y, para los más solidarios y ecologistas, the Free Café, un restaurante en donde los martes y los domingos sirven comida totalmente gratis, preparada con productos procedentes de los que han sido descartados en los supermercados. Una propuesta innovadora para luchar contra el desperdicio de los alimentos.

Galería fotográfica

Groningen

También te puede interesar:
Groningen, la ciudad “gezelling” del norte de Holanda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.