NITS D’ESTIU, JAZZ Y GUERREROS GAUDINIANOS

El día 25 de junio de 1852 nacía en Riudoms el que con los años se convertiría en un genio de la arquitectura, que ayudaría a llenar de magia Barcelona. Ese genio fue Antoni Gaudí i Cornet.

Si ayer se cumplieron 163 años de ese nacimiento, este verano se cumplen 15 desde que uno de los edificios más emblemáticos que diseñó Gaudí en la ciudad –La Pedrera– apostó por compartir esa magia con el público en general, usando como excusa la llegada del verano. ¿Y cómo lo hicieron? Pues abriendo “el terrat” para que tanto barceloneses como foráneos pudiesen subir y recrearse observando las formas sinuosas e irregulares que tienen todos los elementos arquitectónicos que lo conforman, a la vez que disfrutaban de una copa de cava y de las fantásticas vistas que ofrece sobre la ciudad.

La Pedrera

El “terrat” de la Pedrera en maqueta

Si durante las primeras ediciones el programa solo incluía una visita panorámica acompañada de una copa de cava, a raíz del éxito de público de los dos primeros años se apostó por ir mejorando la ambientación de la azotea (que fue premiada con el premio FAD de espacios efímeros) y por ampliar el programa, añadiéndole actuaciones musicales en vivo. El resultado ha sido que el evento se haya convertido en uno de los imperdibles del verano barcelonés.

Con motivo de la inauguración de la temporada actual, tuve la oportunidad de visitar el espacio por primera vez, y quedé gratamente sorprendida. La terraza te transmite una sensación extraña y atrayente, donde predominan las formas sinuosas y curvilíneas que caracterizan el edificio, colocadas sobre un suelo desnivelado y escalonado que parece esté en continuo movimiento. Tal y como me habían comentado, pudo confirmar que las figuras irregulares y extrañas que forman las chimeneas parecen realmente un ejército de guerreros fantásticos, salidos de una película de ciencia ficción. Otra muestra más de la genialidad gaudiniana.

La visita comienza al pie del patio de luces bajo la atenta mirada de un busto de Gaudí, y donde la misma estructura del lugar te obliga a alzar la vista inexorablemente hasta el encuadre del cielo abierto. A continuación se sube al Espai Gaudí, donde se puede recorrer de manera libre una exposición de la obra del arquitecto a través de maquetas, audiovisuales y fotografías. Desde allí, finalmente, se accede a la terraza, donde nos recibe el factor ¡Oh! (innato al lugar) junto a una copa de cava.

La Pedrera

Guerreros gaudinianos

La Pedrera

Vistas de la Sagrada Familia desde La Pedrera

Ese es el momento más espectacular del recorrido, especialmente cuando recibes el primer input al salir al exterior. ¡Mágico, espectacular, fantástico, alucinante, sorprendente…! Cada uno puede usar sus propios adjetivos para describirlo, pero es evidente que nadie se queda impasible ante tan maravillosa visión, a la que se le suma un grato ambiente musical y una acogedora iluminación artificial, cuya intensidad va creciendo a medida que decrece la luz natural con la puesta del sol.

La Pedrera

Anochecer desde La Pedrera

El programa musical que se ha preparado en esta ocasión incluye trece grupos jazzísticos distintos, entre los que figuran músicos autóctonos y de la esfera internacional que, todos los viernes y sábados del verano (hasta el próximo 12 de septiembre) se encargarán de amenizar con su música en directo esa enigmática terraza barcelonesa.

La Pedrera

 

Si todavía no has estado, no te lo pienses más y ves. Vivirás una excelente experiencia veraniega de jazz, arquitectura gaudiniana y vistas sobre la ciudad, a medida que el sol se va poniendo poco a poco sobre Barcelona.

Para saber más:
Nits de la Pedrera 2015
Una joya centenaria que escandalizó a Barcelona

[WRG id=1211]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.