DESEMBARCANDO EN NORMANDIA

Se cumplen 70 años del Día D, y aunque es un término en clave que utilizan los militares para indicar el día en que se va a realizar un operación de ataque, la historia ha hecho que se identifique irremediablemente con el día 6 de junio de 1944, cuando las tropas aliadas llevaron a cabo la denominada Operación Overlord en las playas de la región francesa de Normandía, con la finalidad de minar la fortaleza alemana, adentrarse en la costa francesa e iniciar la liberación de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Dicha operación militar consiguió una importe cantidad de los objetivos previstos, pero no pudo evitar un gran número de bajas entre los soldados, cuyo recuerdo aún está presente en esas tierras…

Normandía

Museo del Desembarco en Arromanches-les-bains

Aunque recorrer y descubrir Barcelona es el objetivo primordial durante las “horas de oficina”, cuando llega el periodo de vacaciones familiares, cada año intentamos organizar algún que otro viaje más allá de nuestras fronteras, y creo que ha llegado el momento de empezar a compartir en el blog algunas de esas experiencias.

En el verano del 2011 nuestro destino fue el norte de Francia, Bélgica y Luxemburgo, y el lugar que elegimos para empezar el recorrido fue la región de Normandía. Dado que mañana será 6 de junio de 2014, creo interesante empezar la nueva sección de agenda de viaje explicando la excursión de un día que hicimos por los principales espacios históricos y de memoria de la Batalla de Normandía.

Viaje hacia Normandía

Llegar a Normandía desde Barcelona nos llevó dos días, ya que la primera noche decidimos hacer noche en Nantes, y el segundo día lo dedicamos a ir haciendo diferentes visitas a lo largo del camino hacia la costa norte francesa.

Una vez pasamos la ciudad de Rennes, nuestra primera parada fue Dinan, una preciosa villa medieval con murallas, casas entramadas y calles adoquinadas, encaramada en una colina con vistas hacia el río Rance y al acueducto que lo cruza. Vale la pena aparcar el coche en la parte alta del pueblo y descender caminando hacia el puerto por la Rue de Jersual, franqueada por fachadas llenas de coloridos geranios. Una vez allí, se puede tomar una embarcación para realizar una travesía turística por el río, o sentarse a tomar un café en una de sus terrazas.

Normandía

Dinan un imperdible en el camino a Normandía

Finalizada la visita a Dinan, nos desviamos hacia St-Malo, y a continuación nos dirigimos al  Mont Sant-Michel, puerta de acceso a Normandía y lugar de parada obligada, al que ya le dedicaré un post en exclusividad en otra ocasión. La jornada la finalizamos en el pequeño pueblo de Nonant, a 5 km de Bayeux, donde habíamos reservado habitación en el B&B donde pasaríamos dos noches. Fue en el Manoir du Chêne, una casa de campo del siglo XVIII que conserva todo su encanto, y te hace sentir como un huesped de la nobleza rural de aquella época.

Normandía

Manoir du Chêne, un B&B para sentirte modo aristocracia on.

Nuestro particular “desembarco”

Al día siguiente, tercera jornada del viaje, comenzó nuestro particular “Desembarco”. Tras el desayuno, tomamos la carretera sentido Cherburgo hasta llegar a la población de Sainte-Mère-Église, situada tierra adentro, a la altura de la playa de Utah (Utah Beach) la más occidental de las que desembarcaron las tropas estadounidenses. Entre las cosas que hay que ver, además de su estupendo mercado -en el que compramos unas estupendas fresas silvestres-, está el museo al aire libre dedicado a las tropas aerotransportadas, Museé Airborne. Del campanario de su iglesia (Notre-Dame-de l’Assomption) cuelga un muñeco con un paracaídas, en recuerdo del soldado John Steele que aterrizó en ese lugar la noche del 5 al 6 de junio de 1944, durante el salto de la 82ª División aerotransportada estadounidense. Tras dejar la población, nos dirigimos a la zona de playa, que aún conserva el nombre en clave que se le dió durante el Desembarco, y donde se pueden visitar diferentes monumentos conmemorativos.

Normandía

Sainte-Mère-Église

Nuestro siguiente destino fue le Pointe du Hoc, situado en la cima de un acantilado, a 30 metros de altura sobre el nivel del mar y próximo a la zona de la playa de Omaha (Omaha Beach). En ese lugar es donde se llevó a cabo el ataque del cuerpo de élite estadounidense, los Rangers, que desde la playa, y bajo el fuego enemigo, escalaron con cuerdas los acantilados con el objetivo de neutralizar las baterías de cañones alemanas. En la zona se conserva una placa conmemorativa del hecho, y la mayor parte del terreno está llena de cráteres, que provocaron los bombarderos aliados previos al asalto.

Por el camino en dirección al Pointe du Hoc se pasa por La Cambe, donde está el cementerio alemán más grande de Normandía. No es tan conocido como el cementerio estadounidense, pero recomiendo no dejar pasar la posibilidad de ir a visitarlo.

La ruta continuó hacia Vierville-sur-mer, situada en el extremo oeste de la playa de Omaha, en la que desembarcó el 116º Regimiento de la 29º División de la Guardia Nacional de Estados Unidos, con tanques y vehículos pesados, y que es la que habitualmente solemos ver en reportajes y películas sobre el Desembarco.

A la mitad de la playa de Omaha, en la población de Coleville-sur-mer, y en un terreno que se abre sobre el mar, está uno de los lugares más visitados de Normandía: el Normandy American Cementery and Memorial, lugar de visita obligada y donde las medidas de seguridad son inevitables, dado que estás entrando en tierra estadounidense.

Normandía

Playas del desembarco

Tras la visita al cementerio, y de camino hacia Arromanches-les-bains, se pasa por la población de Longues-sur-mer, donde se conservan algunos bunkers y baterías antiaéreas alemanas en bastante buen estado. En una de las baterías hay una placa en la que se puede leer: “Batterie de Longues prise par le Devonshire Regiment, le 7 juin 1944” (Bateria de Longues tomada por el Regimiento Devonshire, el 7 de junio de 1944).

En Arromanches-les-bains acaba la playa de Omaha y empiezan las de Gold (Gold Beach), Juno (Juno Beach) y Sword (Sword Beach), en las que desembarcaron las unidades británicas y canadienses. Allí está el Musée du Débarquement y se conservan restos de los dos puertos artificiales de hormigón que construyeron las tropas británicas durante el Desembarco (Puertos Mulberry), pero que las inclemencias del tiempo y el mar han ido erosionando a lo largo de los años. Muchos de los turistas que realizan la Ruta del Desembarco suelen elegir esta población como “cuartel general”.

A última hora de la tarde llegamos a la zona de Graye-sur-mer, donde se levanta una enorme Cruz de Lorena (Croix de Lorraine), símbolo de la Francia libre y monumento que recuerda el lugar en el que el 14 de junio de 1944 el General Charles de Gaulle volvió a pisar tierra francesa, acompañado por el General británico Bernard Low Montgomery, el primer ministro británico Winston Churchill y el rey Jorge VI, tal y como se puede ver en las fotografías de los diferentes paneles informativos que hay en el lugar.

Playa de Normandia donde desembarcaron las primeras autoridades tras el Dia D

Playa de Normandia donde desembarcaron las primeras autoridades tras el Dia D

Aunque la región de Normandía se suele relacionar inevitablemente con el Desembarco del 6 de junio de 1944, especialmente toda la zona próxima a la costa, vale la pena prestar atención al paisaje de pastos, manzanos y casas entramadas, típicas de la región, que vas viendo a lo largo de la mayor parte del recorrido. Otro elemento arquitectónico muy interesante son las grandes iglesias abaciales que encuentras especialmente en las ciudades más importantes, como las de Bayeux y Caen.

Bayeux

Bayeux fue la primera ciudad francesa liberada y eso hizo que tuviera la suerte de quedar prácticamente intacta. Allí también es donde el General de Gaulle pronunció su primer discurso en territorio liberado, tras su regreso a Francia.

Normandía

Catedral de Bayeux

Bayeux

Tapiz de la Creación

Además de ir a visitar la catedral, su cripta y ver la Tapisserie de Bayeux (uno de los tesoros de la Francia medieval), uno de los lugares más recomendables de la ciudad es la zona peatonal situada en el centro, donde se conservan diferentes edificios del siglo XVII, y que está repleta de cafés y tiendas.

Caen

La ciudad de Caen no tuvo tanta suerte como Bayeux, y durante los días posteriores al Desembarcó sufrió tales bombardeos que acabaron con el 70% de la ciudad, cuya reconstrucción se alargó hasta principios de los años 60.

Monumento a la memoria de los soldados británicos que liberaron la ciudad normanda de Caen

Monumento a la memoria de los soldados británicos que liberaron la ciudad normanda de Caen

En Ouistreham, zona marítima próxima a la ciudad, el 6 de junio de 1986 se inauguró una línea regular de ferries que unió el lugar con la ciudad inglesa de Portsmouth, y que con los años ha pasado a ser el medio marítimo más utilizado por los parisinos para viajar hacia Inglaterra. Debido al limitado tiempo del que disponíamos, no pudimos visitarla tan a fondo como nos hubiese gustado.

Recomendación gastronómica

Aunque durante nuestras rutas veraniegas por el extranjero no somos muy dados a ir a restaurantes, sino que optamos por comer de picnic para aprovechar más las jornadas, no puedo dejar de recomendaros que probéis los “moules” (mejillones), “les galettes” (crepes salados) y evidentemente el Calvados, además de todos aquellos quesos que se os pongan por delante.

[WRG id=4247]

Y hasta aquí nuestro recorrido por la zona normanda del Desembarco y de la Còte de Nacre. Más adelante continuará por la Còte Fleurie y Rouen, ya camino de París. Pero eso ya son otras historias…

Para saber más:
Tourisme de Normandie
Association Normandie Mémoire
Normandy American Cementery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.