CARNAVAL Y SANTA EULÀLIA VUELVEN A UNIRSE EN FEBRERO

“Ciutadans i ciutadanes: prou de plors i fora angoixes. Tenim gresca per setmanes. Aclamem en Carnestoltes!.” 

(Auca del Carnaval_SantaEulalia auca_2014 de Barcelona. Textos de Xavier Cordomí).

Dado que las fechas de las fiestas de Carnaval vienen marcadas por la Semana Santa y el calendario lunar (cosa que hace que varíen de año en año), en febrero de 2015 se dio la coincidencia de que el primer día de esas fiestas, el Dijous Llarder, se solapase con el día grande de la patrona de la ciudad de Barcelona, es decir, el día de Santa Eulàlia, que se celebra el 12 de febrero.

De nuevo el calendario lunar nos vuelve a jugar una “jugarreta” similar, aunque en esta ocasión se limita a que la proximidad de las fechas haga que el fin de semana de Carnaval conviva con parte del calendario de la fiesta mayor de invierno de la ciudad.

Por ello, recuperamos parte del texto de un post que publicamos en 2015, que nos va a servir de nuevo para mencionar ambas fiestas, y destacar algunas curiosidades de las mismas.

Carnaval y Santa Eulalia

Carteles de las fiestas

Curiosidades sobre el Carnaval de Barcelona

Els set ambaixadors

Els set ambaixadors (siete embajadores) son los representantes del Rey Carnestoltes en cada uno de los siete pueblos independientes del antiguo Pla de Barcelona, y que en la actualidad se identifican con siete de los distritos de la ciudad.

Carnaval y Santa Eulalia

“Els set ambaixadors” del Carnaval de Barcelona. (Foto: Barcelona.cat)

Personajes distinguidos y elegantes, a la vez que extravagantes, descarados y amantes de los excesos desmesurados, cada uno de ellos se identifica con un color, y así los describen en el Auca del Carnaval de Barcelona:

Gran Patantum de Solbaix embajadora de Les Corts: “La Gran Patantum de Solbaix, Marquesa de Tantsemenfot, mandrosa tombada de biaix, dolcesa blau cel de Les Corts.”

Caramanxell de Magòria, embajador de Sants: “De Sants, amb molta cridòria, prove l’ambaixador blau fosc, Caramanxell de Magòria sapient Comte de Tot Gelós.”

Calicut de Malabar i Trestorres, embajador de Sarrià: “Ferm Calicut de Malabar, Vescomte d’Això-és-parmí, ambaixador vert i avar a Sarrià i Sant Gervasi.”

Bufallut de Grassot, embajador de Gràcia: “A Gràcia, la vila millor, orgullos Bufallot Grassot, mig Marquès de Ningucomjó, ambaixador de color groc.”

Currutaca Bugadera i Santgenís, embajadora d’Horta: “Entusiasta Currutaca, Princesa Miratuquebé, bugadera taronjada, d’Horta, Guinardó i el Carmel.”

Maabiata de Txan-Txan i Coats, embajadora de Sant Andreu: “Sensual, roja eixordadora, ve de Sant Andreu Arenal, Maabiata Txan-Txan i Coats, ambaixadora pasional.”

Barretó Espirillingat de la Mel, embajador de Sant Martí: “Barretó Espirillingat, beuarra i ganut sens fi, serenor porpra i… morat, ambaixador a Sant Martí.”

Carnaval y Santa Eulalia

Recorte del “Auca del Carnaval del Barcelona” publicado por el Ajuntament de Barcelona

L’Arribo

L’Arribo (la llegada) es el acto protocolario de bienvenida que la ciudad de Barcelona le organiza al rey Carnestoltes.

A lo largo de la historia el formato ha ido variando, aunque actualmente se ha intentado normalizar su protocolo.

El Rodanxó y la Rodanxona

Son los gigantes del Carnaval de Barcelona y las figuras geganteres más antiguas de la ciudad, ya que datan de mediados del XIX.

Su presentación oficial tuvo lugar en las fiestas de Carnaval de 1859, por parte de la Societat Carnavalesca del Born, entidad propietaria y promotora de su creación.

Tienen el honor de ser los primeros gigantes que se construyeron en Barcelona con finalidades lúdicas y festivas.

Carnaval y Santa Eulalia

El Rodanxó y la Rodanxona bailando en el passeig del Born. Foto: Barcelona.cat

Curiosidades sobre las Festes de Santa Eulàlia

Bestiari festiu

Santa Eulàlia es una de las festividades más destacadas de Barcelona en el marco de la exhibición del bestiari festiu de la ciudad. Gigantes, cabezudos, dragones y todos los elementos que configuran el bestiario histórico de Barcelona (Àliga, Lleó, Mulassa, Bou, Víbria, Drac…) participan en las celebraciones como elementos de la cultura popular.

Carnaval y Santa Eulalia

L’Àliga de Barcelona

Uno de los actos más emblemáticos de las fiestas es el conocido como “els protocols de l’Àliga”, en los que después de realizar un recorrido por Ciutat Vella, l’Àliga -junto al resto de figuras festivas que la acompañan-, accede al interior de la Basílica de Santa María del Mar para bailar frente al altar mayor.

L’Àliga es el elemento del bestiario festivo de mayor rango protocolarío. En el caso de Barcelona, existen evidencias documentales de esa condición desde el siglo XIV, así como del privilegio de poder acceder al interior de los templos. Tradicionalmente, dentro de los actos protocolarios de bienvenida, su baile está considerado como el máximo honor que se le puede rendir a una autoridad o persona ilustre que visite la ciudad.

La senyera o bandera de Santa Eulàlia

Sobre fondo grana se representa la figura de la santa mediante una figuración o un aspa, que va acompañada por dos escudos a ambos lados. A su derecha lleva el escudo de la ciudad de Barcelona, y a su izquierda un escudo con la cruz del capítol catedralici.

Es el principal símbolo histórico de la ciudad de Barcelona, del que existen dos versiones. Una es la bandera en sí, entendida como el trapo para uso ceremonial. La otra es el pendón [del latín pendere, “estar colgado”] y que representa el antiguo estandarte militar.

Dentro del protocolo festivo del día 12 de febrero, el acto de colocación del pendón en el balcón principal del edificio de la plaça de Sant Jaume es el más solemne de todo el programa de las fiestas, al que acuden todas las autoridades de la ciudad.

La passejada de les Laies

Durante el día de Santa Eulàlia es tradicional que todas las gigantas de Barcelona cambien su nombre habitual por el de Laia (en homenaje a la santa), y que salgan en comitiva a pasear por Ciutat Vella precedidas por la giganta que tiene dedicada la santa.

La figura de la Laia nació a raíz del éxito que tuvo el dibujo que ilustraba el cartel de las fiestas de 1997, y que realizó Carme Solé Vendrell. La Laia se presentó en las fiestas de 1998 y, desde entonces, sale exclusivamente a desfilar por las calles el día 12 de febrero. El resto del año está expuesta de manera permanente en el vestíbulo del Palau de la Virreina, para que todos la puedan ir a visitar.

Carnaval y Santa Eulalia

Figura de la geganta Laia y el cartel en el cual se inspiró su imagen

También te puede interesar:
El Carnaval: Una fiesta atrevida, anárquica, pasional y caótica
Santa Eulàlia: 13 años, 13 ocas, 13 historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.