BOSTON, MASSACHUSETTS

Boston fue la primera ciudad estadounidense en hermanarse con Barcelona. El acuerdo de cooperación se firmó en 1983. Desde entonces los intercambios entre ambas ciudades ha sido destacado y continuo, especialmente en el campo de la tecnología, dado que debemos recordar que Cambridge (ciudad a las afueras de Boston) es la sede del MIT (Massachusetts Institute of Technology).

Boston es la capital del estado de Massachusetts, y el centro cultural y de negocios más importante de Nueva Inglaterra. Región norteamericana especialmente conocida por sus universidades y sus centros de investigación, en donde se celebra una de las ferias de biotecnología más importantes del mundo.

La capital de Masssachusetts

A los fans más incondicionales de Nueva York les voy a confesar un secreto: “Si me dan a elegir me quedo, sin dudarlo, con Boston”.

Este pasado verano visité la ciudad por primera vez, y tengo que confesar que me sorprendió muy gratamente. En el país de las mega-ciudades, Boston conserva el encanto de las “ciudades con pasado” donde prevalecen los edificios de ladrillo rojo y la madera blanca, frente al cristal y las estructuras metálicas de los mega-rascacielos. Perderte por sus calles te puede dar la sensación de que no has salido de Europa.

Boston

Memorial de la fundación de la ciudad en el Boston Common

Como he comentado, nada más llegar tienes la sensación de encontrarte en cualquier capital europea, donde el pasado y el presente se usen en cada esquina. Los rascacielos (que también los hay) conviven con elegantes edificios de baja altura construidos en obra vista, que podrías encontrarte en cualquier rincón del Reino Unido.

Boston

Panorámica de la ciudad desde el Boston Common

Si decides ir a conocer la ciudad de Boston -modo turista on- empieza por el Boston Common, un enorme parque que es el pulmón verde de la ciudad, fundado en 1634 y donde destaca un memorial que recuerda la fundación de la ciudad cuatro años antes. Quizá una buena propuesta para empezar a conocer la ciudad es pasarte por el Visitor Center que hay en el mismo parque, donde te informarán de los principales atractivos que no debes perderte de la ciudad. Una propuesta que, evidentemente, no deberás seguir si te has informado previamente de qué lugares visitar.

Rutas temáticas

Existen diferentes rutas temáticas marcadas por colores (roja, negra y verde) que te pueden ayudar a recorrer los edificios y los espacios más destacados e históricos de la ciudad: the Freedom Trail (2,5 millas), the Black Heritage Trail (1,6 millas) y the Irish Heritage Trail (3 millas). Nosotros optamos por seguir la Freedom Trail, aunque tomando algunas pinceladas de las otras dos.

Esta ruta –quizá la más famosa- es una mezcla de historia y política americana, que te permite viajar desde los tiempos de la Guerra de la Independencia hasta los EEUU de la actualidad. Toda la ruta está marcada con una línea de adoquines de color rojo sobre la calzada, que siguiéndola te llevará a recorrer los lugares más destacados relacionados con esa temática y que encontrarás perfectamente identificados con un cartel informativo sobre el qué y el cómo de su existencia. A lo largo de la ruta se os irán mencionando diferentes acontecimientos que están relacionados con la historia de la ciudad como, por ejemplo, el “Boston Tea Party” o «Motín del té», hecho que se considera como el primer acontecimiento que acabaría en la Independencia.

Boston

Monumento a Samuel Adams, uno de los inspiradores del «Motín del té», frente al Faneuil Hall

Antes de empezar a caminarla, dos recomendaciones. La primera está en la 9 West St, situada perpendicularmente al Visitor Center. Es la Brattle Book Shop, una de las librerías más antiguas de EEUU y famosa por las estanterías de libros que tiene en el callejón anexo a la tienda y, sobretodo, a las pinturas y dibujos (arte urbano) que lo decoran. Lamentablemente nosotros llegamos justo en el momento en que estaban cerrado la persiana, por lo que no pudimos visitarla en el interior.

La segunda está situada en 84 Beacon Street, la que franquea el Boston Common por la parte superior y que está llena de antiguos y magníficos edificios. En uno de ellos está Cheers Bar, famoso por la serie de televisión que tomó su nombre y el comienzo del barrio de Beacon Hill, donde perderse por sus calles es de obligado cumplimiento entre los imperdibles de la ciudad. Tal y como indica su nombre, el barrio está situado en una colina por lo que es interesante optar por recorrerlo en sentido ascendente y descenderlo posteriormente. Muchas de sus calles continúan siendo de adoquines y el vecindario continua manteniendo el encanto y la elegancia que tuvo en el siglo XIX.

Boston

Calles de Beacon Hill

La Freedom Trail

State House

Un punto de partida de la ruta puede ser ir a visitar la State House, el capitolio de Massachusets, donde podrás aprender cómo funciona la política de EEUU en versión estatal y que, federalmente, se puede extrapolar a Washington. El acceso es gratuito y “sin colas” (lo mejor de todo). Podrás optar por recorrer las dependencias abiertas al público de manera libre o a través de una visita guiada (en inglés) gratuita, especialmente recomendable para los fans de la política americana. Entre las curiosidades, la escultura de JFK que hay en los jardines, aunque solo se puede ver desde la calle.

Granary Burial Gound

Después de situarnos en la política actual, empezamos nuestro paseo por la política del siglo XVII y de la historia de la ciudad, con la visita al interior de la Park Street Church situada junto al Granary Burial Ground, un curioso cementerio donde descansan importantes ciudadanos de la ciudad, como por ejemplo los padres de Benjamín Franklin (uno de los Padres fundadores de los EEUU), tres de los firmantes de la Declaración de Independencia y las cinco víctimas de la Masacre de Boston (ocurrida en 1770), uno de los acontecimientos más recordados en la historia de la ciudad.

Boston

Panorámica del Granary Burial Ground

King’s Chapel

Seguimos caminando y llegamos a la King’s Chapel, la primera iglesia anglicana de Nueva Inglaterra, que se construyó sobre el terreno que ocupaba el primer cementerio de la ciudad ya que, como la mayoría de los primeros habitantes de la ciudad eran de credo calvinista, no quisieron ceder ningún espacio para su construcción. Durante la Revolución le cambiaron el nombre por el de la Iglesia de Piedra.

Siguiendo con el recorrido por School St, llegamos a una plaza donde te llamarán la atención unas estatuas de bronce que hay en su parte central. Se trata del memorial dedicado a la hambruna irlandesa (great famine) que tuvo lugar entre los años 1845 y 1852 y que provocó que un millón de irlandeses emigrasen, muchos de los cuales recalaron en los EEUU, parte importante de los cuales lo hicieron en Massachusetts. De ahí la existencia del Boston Irish Famine Memorial. A diferencia de otros lugares de EEUU, Boston es una ciudad mayoritariamente católica, por el importante número de ciudadanos que tiene de origen irlandés.

Boston

Boston Irish Famine Memorial

Old State House

El paseo sigue hacia la Old State House, el antiguo parlamento de la ciudad, el edificio más antiguo de la ciudad y uno de los edificios de carácter público más antiguos de los EEUU. Fue el escenario donde tuvo lugar la Masacre de Boston, hecho que provocó el inicio de la Guerra de Independencia y desde donde se proclamó la Independencia tras su final. Hoy en día es la sede de un museo (de pago) que recuerda los hechos dramáticos que tuvieron lugar en ese lugar y que ha ayudado a preservar el edificio en un momento que se plantearon derrumbarlo.

Quincy Market

A estas alturas de la ruta, coincidiendo con la hora del almuerzo, te recomiendo que hagas una parada en el Quincy Market (situado en el Faneuil Hall Marketplace), un antiguo mercado de la ciudad que hoy en día acoge toda una interesante colección de paradas de alimentos, donde podrás disfrutar comiendo desde un simple bagel, hasta un menú de comida griega e italiana, o una muestra de la cocina marinera típica de la zona, en la que destacan las gambas y la langosta, ingredientes principales de ensaladas o sopas. Por cierto, no dejes de beberte una limonada natural o un smoothie. Seguro que repites.

Boston

Quincy Market. La galería gastronómica más famosa de Boston

Little Italy

Tras el descanso, seguimos la ruta hacia el barrio italiano. Donde se puede visitar (previo pago) la casa más antigua de la ciudad, en la que vivió uno de los héroes de la Revolución. Concretamente Paul Revere, que ayudó a dar la alarma en la ciudad ante la llegada de las tropas británicas, y que tiene dedicado un monumento ecuestre por el que pasaremos un poco más adelante, siguiendo esta misma ruta.

A esta altura, podemos considerar que ya hemos entrado de lleno en la zona del North End, donde están la mayoría de iglesias católicas y restaurantes italianos, de ahí que se considere como la “Little Italy” de Boston.

En la fachada exterior de St. Stephen’s Church hay una placa informativa donde se indica que en esa iglesia bautizaron a la matriarca del clan de los Kennedy, Rose Fitzgerald Kennedy, ya que debemos recordar que Boston es la ciudad en la que nació una de las familias más famosas de América, a donde se habían sus antepasados llegados desde Irlanda.

Boston

Paul Revere Mall con la iglesia de St. Stephen al fondo

Old North Church

Frente a la iglesia está el Paul Revere Mall, un espacio peatonal y ajardinado presidido por la estatua ecuestre de Revere que ya hemos mencionado. Cruzando estos jardines se llega hasta la Old North Church, donde nos recibe un curioso memorial dedicado a los veteranos de las guerras de Afganistán e Irak, hecho con placas identificativas del ejército americano. Es la iglesia más antigua de la ciudad que todavía se mantiene en pie.

Es famosa porque en ella se guarda una reproducción de uno de los tres farolillos que se usaron para alertar de la llegada de las tropas británicas, colgándolos en el campanario, hecho que convirtió a Paul Revere en un héroe de la Revolución. El lugar se usó de escenario en la película “National Treasure” traducida como “La Búsqueda”. Los hechos protagonizados por estos patriotas inspiraron el poema Paul Revere’s Ride.

Boston

Memorial a los veteranos de los guerras de Afganistan (2001) e Irak (2004)

Junto a la iglesia, hay una tienda –pensada exclusivamente para el turismo- donde te enseñan cómo se imprimió la Declaración de Independencia y cómo se preparaba el cacao para hacer chocolate. Dos actividades artesanales totalmente contrapuestas, pero ideales para atraer a los turistas que se acerquen hasta allí.

Por cierto, dado que muchas de las personas con las que nos cruzábamos por la calle llevaban una caja de pasteles de nata y merengue, la curiosidad nos llevó a fijarnos en el nombre de la pastelería y entrar a visitarla. Se trata de la Mike’s Pastry, donde los pasteles destacan más por su volumen que por su apetecible aspecto. Pero hay que confesar, que el establecimiento estaba a rebosar, por lo que ¿algo tendrá?

Harborwalk

Aunque a estas alturas del recorrido puede que ya se esté algo cansado, siempre queda la opción de acercarse al Christopher Columbus Waterproof Park para descansar, antes de seguir con el recorrido.

Ahora que ya estamos junto al muelle no podemos evitar recorrer una parte del HarborWalk, paseo situado frente al mar, que combina zonas ajardinadas, museos, muelles, cafés, zonas de apartamentos y hoteles.

Boston

Harborwalk

Chinatown & Theatre District

Debido a que la longitud total del paseo es de 38 millas, lo damos por acabado a la altura de Chinatown. Si nunca antes has visitado un barrio chino, quizá te sorprenda, aunque el elemento que más llama la atención es la espectacular puerta de entrada. Lo cruzamos de camino hacia el Theatre District donde se concentran todos los teatros, salas de baile y clubs de la ciudad, y desde donde regresaremos a nuestro punto de partida en el Boston Common.

La verdad es que la ruta puede parecer excesiva para una jornada, pero si te lo propones la puedes finalizar.

Boston

Puerta de acceso a ChinaTown

Algunas recomendaciones

Si vas en verano, el calor es realmente indescriptible (una temperatura altísima acompañada de un altísimo grado de humedad). No dudes en vestir ropa muy fresca y los zapatos más cómodos que tengas.

Respecto al transporte público (si optas por utilizarlo) deberás adquirir una Charlie Card, que te permitirá ir recargándola a medida que vayas gastando el saldo. Podrás combinar metro y autobús, aunque si eres de los que no les asusta caminar como a nosotros, no la utilizarás en exceso.

Puede ser una opción para desplazarte hasta el punto de inicio de la ruta y de regreso al hotel. En nuestro caso únicamente la cargamos con el importe necesario para cubrir el trayecto de Wonderland (en donde hay un Park and Ride) hasta el centro de la ciudad (Blue line) y viceversa, ya que el hotel en el que nos hospedamos fue el Springhill Suites de Peabody, situado a unos 25 km del centro de Boston.

Otra opción, si estás a las afueras, puede ser ir hasta el centro de la ciudad en coche y buscar un aparcamiento que te permita dejarlo durante unas 9 horas, a un precio fijo. Por lo que pudimos ver, existe la opción de hacer una reserva por anticipado, y siempre te puede salir más económico, aunque nosotros no la usamos.

Por cierto, recuerda que para viajar a los EEUU necesitas obtener una Official ESTA, que deberás presentar a la llegada junto a tu pasaporte en vigor.

Más información:
Visiting Boston
Boston. Trip Planning Resources
Massachusetts Travel Guide

Información relacionada:
100 best things to do in Massachusetts

También te puede interesar:
Símbolos y tradiciones Made in USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.