LAS ARMONÍAS SOLIDARIAS DEL COLMADO QUÍLEZ

A principios de año saltó a los medios de comunicación la noticia del cierre inmediato de diferentes establecimientos emblemáticos de Barcelona que habían contribuido a crear una “marca de ciudad”, entre ellos el mítico Colmado Quílez de Rambla Catalunya-Aragó.

Unos meses más tarde hemos podido constatar que la verdad es que sí que tuvieron que dejar la tienda del chaflán del Eixample pero, aunque con menos escaparate y menos almacén, han seguido con el negocio unos metros más allá, conservando el mismo espíritu y el mismo número de trabajadores de la antigua tienda, uno de los detalles más importantes del cambio. Además, la proximidad al lugar original ha ayudado a que la gente no perdiese la referencia de uno de los comercios con más tradición del centro de Barcelona.

La nueva Tienda Lafuente - Colmado Quílez en la calle Aragó, 241

La nueva Tienda Lafuente – Colmado Quílez en la calle Aragó, 241

Debido al trajín del traslado a la nueva ubicación, desde principios de año tenían pendiente finiquitar un compromiso que habían adquirido a finales de 2014, y que no era otro que entregar al Casal dels Infants el dinero recogido durante la organización de una serie de maridajes solidarios, bautizados con el nombre de Armonías Solidarias, que con dicho fin celebraron a lo largo pasado mes de diciembre.

Pues dicho y hecho, esta pasada semana pusieron hilo a la aguja, y cumplieron con la deuda pendiente. Ante la presencia de numerosos invitados, y después de agradecer públicamente la implicación de todos en colaborar para el éxito del proyecto, se procedió a la entrega del cheque correspondiente, en un acto al que tuve el honor de poder asistir. En el mismo estuvieron presentes Carlos Lafuente (gerente de la tienda), el sommelier Faustino Muñoz Soria (alma de las Armonías Solidarias), Roser Torras (directora del Grup GSR y embajadora desde 2012 del Casal dels Infants), así como Lluís Prats, vicepresidente de dicha asociación.

Entrega del cheque al vicepresidente del Casal dels Infants

Entrega del cheque al vicepresidente del Casal dels Infants

Durante el cóctel pudimos charlar distendidamente con Faustino Muñoz, que nos expresó su satisfacción por el resultado y por la respuesta recibida, así como la voluntad de continuar con nuevos proyectos similares, que no descartan podría ser una segunda edición de Armonías Solidarias, de lo que se nos informará oportunamente.

A la pregunta de cómo surgió la idea de organizar los eventos, Muñoz nos dijo que la vertiente solidaria de Lafuente – Colmado Quílez siempre ha sido una prioridad para ellos, y que disponiendo de los medios y la experiencia solo era cuestión de ponerse en ello. Dentro de las actividades paralelas a la venta de productos gastronómicos, la tienda ya suele organizar degustaciones, cursos, maridajes y catas desde hace un tiempo, por lo que para que una de esas actividades se convirtiese en solidaria solo era necesario contar con la colaboración de los proveedores, a lo que éstos respondieron encantados. Un pequeño grano de arena para ayudar a aquellos que se dedican a mejorar la vida de los más necesitados, como es el Casal dels Infants.

Respecto al porqué de un nombre tan curioso para el proyecto, el sommelier nos confesó que surgió en un brainstorming que realizaron acompañados de una copa de buen cava, ya que como experto afirmó, entre risas, “que ayuda a incentivar la creatividad”. Si a una buena causa (solidaria) le añadimos proporción y correspondencia (armonía) el resultado del conjunto no puede dejar de ser más alentador.

Momentos previos al inicio del evento

Momentos previos al inicio del evento

Si para un negocio los clientes son lo primero, en el caso de este tipo de eventos los proveedores lo son incluso más, de ahí el agradecimiento público a la colaboración de todos ellos. Como afirmaron en el discurso, ha quedado demostrado que “la suma de voluntades es transformadora”.

“¿Dónde venden leche condensada? Muchos barceloneses recuerdan el colmado Quílez como la primera tienda que decidió importar el whisky de Escocia o donde se podía encontrar leche condensada. La tienda abrió en 1908 como confitería y unos años después el matrimonio Vilaseca lo convirtió en un colmado. Dos amigos, Quílez y Múrria, compraron el establecimiento en 1940 y este último, tres años después, abrió su propia tienda en la calle Roger de Llúria.» Colmado Quílez. Calle Aragó, 251 (1940).  Texto de Silvia Angulo. La Vanguardia, 31/1/2014.

Tienda Lafuente

C/ Aragó, 241 (entre Rambla de Catalunya y Balmes)

Grup GSR | Produccions de Gastronomia

Casal dels Infants

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.