ENTRE CATAROS, HUGONOTES Y MOSQUETEROS

A diferencia de lo que solemos hacer, que es preparar concienzudamente nuestros viajes, hoy os voy a hablar de una escapada que hicimos en diciembre de 2013 con la voluntad de irnos dejando sorprender. El recorrido duró cuatro días y tres noches, y nos llevó a visitar una parte de la región francesa de , pasando por los departamentos de Tarn-et-Garonne, Tarn, Gers y Haute-Garonne. Quizá muchos kilómetros para tan pocos días, lo que impidió profundizar en los lugares visitados, pero nos sirvió para hacernos una idea general de la zona y quedarnos con ganas de regresar de nuevo, además de ayudarnos a desconectar de la rutina y sorprendernos con agradables descubrimientos que no teníamos controlados de antemano.

Solo una recomendación antes de empezar con la ruta. Dada la costumbre que tenemos en este país de decidir alimentarnos cuando toda Europa ya está casi durmiendo, ¡atención!… intentad ir a almorzar no más tarde de las 13 h, o a cenar no más allá de las 19.30h, en caso contrario no os quedará más remedio que recibir por respuesta un «je suis desolé!«, aunque como nos explicó un buen amigo, solo los propios franceses son capaces de discernir el espacio de tiempo que existe entre que te respondan “plus tôt!” o “je suis desolé!”.

PRIMER DÍA

Salida de Barcelona con destino Montauban (capital del departamento de Tarn-et-Garonne, Midi-Pyrenées), pasando por Perpignan, Narbonne, Carcassonne y Toulouse. Distancia total: 460 km.

MONTAUBAN

A nuestra llegada nos dirigimos hacia la casa de huéspedes que habíamos elegido para hospedarnos, Les Années 30 (52, rue Garrel), en donde nos dieron una suite familiar con salón, habitación de matrimonio y baño privado. El lugar es tranquilo, y aunque está situado a las afueras, no queda excesivamente lejos del centro, además dispone de zona de parking gratuíto y de un jardín privado en la parte posterior. Los dueños son un matrimonio muy amable, que nos aconsejaron sobre qué ver por los alrededores y nos facilitaron información sobre los lugares más destacados. La casa está decorada a modo vintage, lo que le da un aspecto muy acogedor.

Midi-Pyrenées

Arcadas de la Place Nationale

Montauban (Montalbán en occitano) es una ciudad pequeña que te sorprenderá. Un lugar poco conocido a pesar de que fue la capital protestante del sur de Francia en el siglo XVII. Os recomiendo un paseo por la zona peatonal de los alrededores de la Place Nationale, una plaza porticada encantadora, y una visita a la catedral de Notre-Dame de l’Assomption, cuya piedra blanca destaca entre el resto de edificios en los que predomina el ladrillo rojo. Excelentes las vistas desde la orilla del río Tarn, sobre todo a la noche. Otros lugares que nos recomendaron, pero que no pudimos visitar por falta de tiempo, son la iglesia de Saint-Jacques y el museo Ingres.

Por cierto, en el cementerio du Pont de Chaume (uno de los seis que hay en la ciudad), está enterrado Manuel Azaña, presidente de la II República Española, que murió en Montauban durante su exilio y cuyos restos se mantienen allí, dado que «oficialmente» se sostiene que responde a su voluntad de yacer en el lugar donde muriese. No obstante, llama la atención que todos los ramos y coronas sean de entidades francesas, y no haya ninguna inscripción oficial del gobierno español o de la comunidad de Madrid, su lugar de nacimiento. Pero ya nos podemos imaginar de qué va la cosa.

Midi-Pyrenées

Sepultura de Manuel Azaña

SEGUNDO DÍA

Recorrido por el departamento de Tarn (Midi-Pyrenées). Punto de salida y regreso: Montauban. Visitas a Albi, Cordes-sur-ciel, Penne y Bruniquel. Distancia total: 163 km. (Primera etapa: Montauban-Albi: 76,9 km; Segunda etapa: Albi-Cordes-sur-ciel: 25,17 km; Tercera etapa: Cordes-Bruniquel: 33,15 km (hacer parada en Penne) y Cuarta y última etapa: Bruniquel-Montauban: 27,79 km.

ALBI

La ciudad de Albi se podría definir como la ciudad del ladrillo rojo porque es el estilo que predomina entre sus edificios y es un lugar ideal para recorrerlo a pie, sin prisa. Como curiosidad, comentar que desde 1985 está hermanada con la ciudad de Girona.

Midi-Pyrenées

Panorámicas de la ciudad episcopal

Uno de los lugares más impresionantes es la ciudad episcopal, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, donde está la catedral de Sainte-Cécile y el palacio de la Berbie. La catedral, también de ladrillo rojo, es la más grande del mundo en su estilo y sorprende por sus impresionantes torres semicirculares que le dan aspecto de fortaleza medieval. El palacio de la Berbie (término que procede de la palabra occitana bisbia y significa obispo) fue la residencia de los obispos de Albi desde el siglo XIII e incluye una casa noble, una sala de recepción, una torre de vigilancia y una prisión del tribunal eclesiástico (fue sede de la Inquisición), además de unos bonitos jardines llamados à la Française y unas excelentes panorámicas sobre el río Tarn. Desde 1922 es la sede del museo Toulouse-Lautrec, que posee una de las colecciones más completas de ese pintor, nacido en la ciudad de Albi y que es de visita inexcusable.

Midi-Pyrenées

Típicos edificios de ladrillo rojo

Entre otros lugares interesantes está le Marché couvert, que a los que vivimos en Barcelona les recordará a los mercados que tenemos repartidos por la ciudad, pero no deja de sorprender encontrarlo en un lugar como Francia, reino de los mercados al aire libre. Tiene forma triangular y combina la estructura metálica con paredes de ladrillo y persianas. Paseando se puede llegar hasta el río donde está el Pont vieux, uno de los más antiguos de Francia que todavía está en funcionamiento, desde donde se puede disfrutar de una buena panorámica del conjunto monumental de la ciudad.

CORDES-SUR-CIEL

Nuestra segunda parada del recorrido fue en Cordes-sur-ciel, un pueblo medieval situado sobre un promontorio rocoso, con cuatro murallas concéntricas y calles estrechas y tortuosas, que como su nombre indica parece que está suspendido en el cielo.

Midi-Pyrenées

Vistas panorámicas del pueblo suspendido del cielo

¿Qué hacer? Recorrer sus calles que te llevan hasta la Edad Media y disfrutar de las vistas panorámicas desde su parte más elevada. Entre sus imperdibles: Les Halles, una plaza cubierta de época medieval donde hay una cruz de hierro que recuerda la masacre de tres inquisidores y un pozo con una inexplicable profundidad de 113 metros, y una importante colección de edificios gótico-civiles que le han dado el sobrenombre de la “ciudad de las cien ojivas” , entre las que destaca la Maison du Gran Fauconnier, actual sede del museo de arte moderno y contemporáneo.

Famoso por sus historias sobre figuras fantásticas, oráculos, santos, cátaros e inquisidores, la oficina de turismo te invita a descubrirlas mediante un juego de pistas, tanto para adultos como para niños. La figura del dragón es quizá la más popular y constante a lo largo de todo el recorrido, ya que no solo se identifica con la silueta del pueblo (que se dice está construido sobre un dragón dormido), sino por su presencia junto a San Miguel a quien está dedicada la iglesia. La inexistencia de significado a la presencia de esta figura y a las de otros personajes extraños, en las fachadas de muchos edificios, se atribuye a misterios y leyendas.

Midi-Pyrenées

Un pueblo especialmente recomendable para amantes de las leyendas y los misterios

Acabada la visita pusimos rumbo hacia les Gorges de l’Aveyron (Gargantas del Averyron), una zona cátara con interesantes castillos de defensa, como los de La Penne y Bruniquel. Por el camino, en el cruce de la D91 y la D15, a la altura de la población de Vaour, nos topamos (nunca mejor dicho, a causa de la niebla) con el dolmen de Peyrelade, donde nos paramos a tomar alguna fotografía.

Midi-Pyrenées

Dolmen de Peyrelade

LA PENNE

El pueblecito de la Penne te aparece de pronto, pasado uno de los recodos de la carretera. Es una gigantesca roca recubierta de casas y calles empinadas por las que se sube hasta llegar al castillo, que está en la cima junto al precipicio. Lamentablemente no pudimos visitarlo dado que estaba siendo restaurado, pero valió la pena el paseo por el pueblo descubriendo recovecos y visitando la tranquila iglesia de Sainte-Catherine.

Midi-Pyrenées

Vistas del pueblo de La Penne y su castillo

BRUNIQUEL

Bruniquel es la siguiente localidad que visitamos en nuestro camino de regreso a Montauban. Al igual que La Penne, también es un pueblo medieval de calles estrechas y muy empinadas por las que se accede al castillo, o mejor dicho a los castillos, ya que hay dos. De hecho su origen es único, pero la propiedad original se dividió entre dos ramas de una misma familia lo que provocó una posterior subdivisión que dió lugar al château vieux (castillo viejo), de estilo medieval y algún que otro elemento renacentista, y al château jeune (castillo joven) con elementos barrocos. Actualmente, el castillo acoge exposiciones y ferias artesanales de vidrio, textiles, cerámicas o pintura, además de una exposición permanente sobre el rodaje de la película Le vieux fusil, que se llevó a cabo en el castillo.

Midi-Pyrenées

Subida hacia el castillo de Bruniquel

Tras la visita a Bruniquel, pusimos rumbo hacia Montauban, dando por finalizado el recorrido. Nos recomendaron que parásemos en Nègrepelisse, pero ya no disponíamos del tiempo necesario sin dejar de llegar a una hora razonable a cenar.

TERCER DÍA

Recorrido por el departamento de Gers (Midi-Pyrenées). Punto de salida y regreso: Montauban. Visitas a Moissac, Auvillar, Condom y Auch. Distancia total: 248,11 km (Primera etapa: Montauban-Moissac: 29,97 km, Segunda etapa: Moissac-Auvillar: 20,37 km; Tercera etapa: Auvillar-Condom: 67,15 km, Cuarta etapa: Condom-Auch: 42,85 km; Quinta y última etapa: Auch-Montauban: 87,77 km. Es una etapa algo larga, pero seguro que el resultado vale la pena.

MOISSAC

Nuestra primera parada fue en la población de Moissac, que forma parte de una de las rutas del camino de Santiago francés con origen en Le Puy, de lo que queda constancia tanto en su impresionante abadía, como en diferentes lugares de la ciudad.

Midi-Pyrenées

Abadia de St. Pierre

La Abadía de St. Pierre está considerada la joya de la población, dado que en el siglo XII albergó el monasterio más importante del suroeste francés, y nos sorprendió gratamente. Entre sus imperdibles, el tímpano del pórtico sur y el claustro, donde llaman la atención sus líneas alternas de columnas dobles y sencillas en mármol blanco, rosa, gris y verde. Paseando por las calles nos topamos con unas divertidas esculturas de Jean-Louis Toutain, que nos recordaron el estilo de Botero.

AUVILLAR

Siguiendo la ruta del camino de Santiago, nuestra segunda parada fue en Auvillar, que está considerado uno de los pueblos de montaña más bonitos de Francia y no les falta razón, especialmente por sus impresionantes vistas sobre el río Garona. Varias curiosidades: la Tour de l’horloge (torre del reloj), la iglesia de St. Pierre, la halle aux grains y sus encantadoras casas de ladrillo y entramado de madera.

MIdi-Pyrenées

Halle aux grains

La halle aux grains está situada en el centro del pueblo y tiene forma triangular. En la parte central hay una construcción circular porticada, en cuyo interior se conservan diferentes tipos de medidas para granos en piedra y metal, cuyo origen se remonta a los orígenes de la población. Por diferentes partes de la población nos encontramos divertidas esculturas de peregrinos que nos recuerdan que estamos en el Chemin de Compostelle.

CONDOM

Seguimos nuestra ruta hasta Condom, sin dejar de recorrer el camino de Santiago y entramos en tierra de mosqueteros y de armagnac. Si eres un fanático de este tipo de licor, te recomiendo una vista al museo que hay dedicado a este brandi, reconocido como uno de los más caros del mundo, y donde aprenderás las diferencias entre el cognac y el armagnac, si es que todavía no las sabes.

Midi-Pyrenées

Monumento a los mosqueteros

La catedral de St. Pierre es uno de los imperdibles de la población, que según parece estuvo a punto de ser demolida en el siglo XVI durante las guerras de los hugonotes, pero lo que seguro que no te dejará de llamar la atención es la escultura con cuatro estatuas de mosqueteros, de 2,3 metros de altura cada uno, que hay junto a ella. Como no podía ser de otra manera, representan a los famosos d’Artagnan, Porthos, Athos y Aramis, y son obra del controvertido escultor ruso-georgiano Zurab Tsereteli. Tal y como os he ido recomendando en el resto de poblaciones, también aquí no debéis dejar de darnos un paseo por las calles y de llegar a orillas del río. Por cierto, durante el recorrido encontraréis que todos los edificios de cierto interés tienen un cartel informativo junto a su puerta de acceso, lo que os ayudará a irlos identificando y conociendo su historia.

AUCH

Y ya por último, nuestra siguiente visita de esta larga jornada fue la ciudad de Auch, capital del departamento de Gers y otro excelente lugar para continuar paseando, especialmente por la ciudad vieja situada sobre el río Gers. Os recomiendo que desde la oficina de turismo, situada en un interesante edificio de entramado, vayáis descendiendo por las calles hasta llegar a orillas del río, y desde allí subais por la escalera monumental que encontraréis hasta la plaza de la catedral de Santa María, templo que también está inscrito dentro de los del Camino de Santiago.

Midi-Pyrenées

Escalera monumental con la estatua de d’Artagnan

Dos anotaciones sobre lo que encontrareis en la escalera, además de 232 escalones. La primera es la estatua creada por Firmin-Marcelin Michelet en 1931 y dedicada al mosquetero Charles de Batz-Castelmore, popularmente conocido como d’Artagnan, que destaca en la parte alta de la escalera. A pesar de la popularidad del personaje, parece ser que solo tiene dedicadas cuatro esculturas alrededor del mundo. Además de la de Auch, existe otra en Maastricht (lugar donde murió), en Paris y en la universidad de Cincinnati en Estados Unidos.

La segunda es una gigantesca placa de metal que cubre el suelo del segundo nivel de la escalera y que lleva por título “l’Observatoire du temps”. Es obra del escultor barcelonés Jaume Plensa i Suñé que recoge el relato bíblico del diluvio, y que realizó en 1992 en memoria de las inundaciones que en 1977 afectaron la región de la Gascuña.

Y tras finalizar nuestro paseo por Auch, pusimos punto final al tercer día de ruta, regresando directamente a nuestro cuartel general en Montauban.

CUARTO Y ÚLTIMO DÍA

Visita a la ciudad de Toulouse y regreso a Barcelona. Distancia total: 460 km. De Montauban a Toulouse hay una distancia de 56 km.

TOULOUSE

Toulouse (Tolosa en occitano) es la ciudad más importante del suroeste de Francia, la cuarta en número de habitantes y famosa por ser la sede de la industria aeroespacial donde se construyó el Concorde y más recientemente el Airbus. Con esos datos, a pesar del limitado espacio de tiempo de que disponíamos antes de finalizar nuestra mini ruta de cuatro días, no quisimos dejar pasar la oportunidad de dar un breve paseo por ella, que según nos dijeron es necesario hacerlo a diferentes horas del día para poder apreciar los cambios de color que experimenta, a causa del efecto del sol en sus edificios de ladrillo rojo. Al amanecer es de color rosa, a mediodía cambia a rojo y se vuelve malva a la puesta del sol.

Midi-Pyrenées

La Place du Capitole está en el centro de la ciudad

Partimos de la Place du Capitole, donde está el magnífico edificio del Hôtel de Ville y una buena concentración de tiendas y terrazas, que también encontramos por los alrededores. Primero fuimos paseando hasta la Basílica de Saint-Sernin, que es el templo románico más grande de Europa y que a lo largo de su historia ha sido un punto de acogida para los peregrinos que llegan camino de Santiago; os sorprenderá especialmente el campanario octogonal de ladrillo rojo formado por hileras de arcos superpuestos.

De allí nos acercamos hasta el Couvent des jacobins, que perteneció a la orden de los dominicos -fundadores de la Universidad de Toulouse- y donde está enterrado Santo Tomás de Aquino. A pesar de estar en proceso de restauración, nos sorprendió la palmera con 22 ramas que conforma la bóveda del ábside, así como el gran espejo que hay sobre el suelo y que duplica el efecto del magnífico espectáculo arquitectónico.

Midi-Pyrenées

Dóme de la Grave y el Hótel-Dieu Saint Jacques

Finalmente, ya sin prácticamente tiempo buscamos un restaurante para almorzar en las proximidades de la Garonne, desde cuya orilla derecha se puede ver la cúpula de la Dóme de la Grave y el edificio del Hôtel-Dieu Saint Jacques, dos edificios de suma importancia en la historia hospitalaria de la ciudad. Tras el almuerzo iniciamos el regreso hasta Barcelona.

Midi-Pyrénées

Regreso hacia Barcelona

Y hasta aquí nuestra flash-ruta de cuatro días entre cátaros, hugonotes y mosqueteros que os invito a que os planteéis hacerla, ya que seguro que os molará.

 

Para más información:
Région Midi-Pyrénées
Oficina de turismo de Montauban
Oficina de turismo de Albi
Oficina de turismo de Cordes-sur-ciel
Penne et son chateau
Oficina de turismo de Bruniquel
Les Chemins de Saint-Jacques
Oficina de turismo de Moissac
Oficina de turismo de Auvillar
Découvrez Condom
Oficina de turismo de Auch
Oficina de turismo de Toulouse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.