COLONIA IULIA AUGUSTA FAVENTIA PATERNA BARCINO

Que mejor manera para empezar un recorrido por la ciudad de Barcelona situándola en el mapamundi y en el mapa de la historia. Barcelona es la capital de Cataluña. Para unos la capital de una nación sin estado, para otros simplemente una ciudad del estado español, pero para la mayoría de los que hemos nacido en ella, una ciudad con profundas raíces en su pasado, cosmopolita y actual, que a lo largo de su historia ha sabido resurgir de sus cenizas y reinventarse, gracias al tesón y al carácter de sus habitantes.

Geográficamente hablando, Barcelona es una ciudad bañada por el Mar Mediterráneo. Situada al nordeste de la Península Ibérica y al sudoeste del continente europeo. Su proximidad a la frontera francesa ha hecho que sea una ciudad con grandes influjos culturales e innovadores de Europa, y por la que han pasado la mayoría de pueblos que han habitado la Península Ibérica desde sus orígenes, lo que ha contribuido a gestar su indiscutible carácter multicultural.

Los orígenes de la ciudad no quedan demasiado claros, pero lo que sí se sabe de cierto es que por esta tierra pasaron íberos, griegos y cartagineses antes de la llegada de los romanos.

Calle dedicada al personaje mitológico que se cree fundador de la ciudad

Calle dedicada a uno de los personajes mitológicos a los que la leyenda atribuye la fundación de Barcino

Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino –tal y como reza una placa epigráfica que se conserva en el Museu d’Història de la Ciutat (MUHBA) – nació como una colonia romana. Su fundación, atribuida a Hércules por la leyenda, se debió principalmente a la necesidad de buscar un lugar de retiro a los soldados de las legiones romanas una vez finalizadas las guerras cántabras, hacia el siglo 14 aC. Usando términos más frívolos, y guardando las obligadas diferencias, “Barcino nació como un resort para soldados jubilados”, al estilo de los que hoy en día podemos encontrar en el estado de Florida de los EEUU.

El lugar elegido fue un pequeño montículo a 16,9 metros sobre el nivel del mar conocido como Mont Táber, cuya cima actualmente está marcada con una gran piedra redonda colocada en el pavimento de la calle Paradís, frente a la puerta de entrada a la sede del Centre Excursionista de Catalunya, a escasos metros de la parte trasera de la catedral de Barcelona.

Cima del Mont Táber y altitud respecto al mar

Cima del Mont Táber y altitud respecto al mar

Indicación del lugar en dónde se fundó Barcino

Indicación del lugar en dónde se fundó Barcino (actual carrer Paradís)

La distribución de Barcino siguió el plano típico de una ciudad romana. Un recinto amurallado con cuatro puertas de entrada, en el que el Decumanus Maximus se extendía de montaña a mar bajo las actuales calles del Bisbe, Ciutat y Regomir y el Cardo Maximus, perpendicular a éste, bajo las actuales calles de la Llibreteria y del Call, con un fórum y un templum en su intersección.

Plano de Barcino

Plano de Barcino

En el MUHBA, un ascensor acristalado –como si fuera una nave hacia el pasado- nos permite viajar más de 20 siglos atrás y visitar una gran excavación arqueológica de esa época donde, si se escucha con atención, todavía se puede oír el bullicio de aquella época… ¡Será cosa de fantasmas!

Os invito a acompañarme y a recorrer en el blog la Barcelona romana. Será nuestro primer destino. ¡Sois bienvenidos!

 

Para saber más:

MUHBA – Museu d’Història de la Ciutat

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.