CÓCTELS MARIDADOS CON CRÊPES: ¡INNOVACIÓN AL PODER!

“Selon la légende, la galette est née de la maladresse d’une fermière bretonne qui aurait renversé de la bouillie de sarrasin sur un galet brûlant dans la cheminée…” (Según cuenta la leyenda, la galette nació a causa de la torpeza de un agricultor bretón que derramó gachas de alforfón sobre una losa caliente del interior de una chimenea).

Dentro de la gastronomía bretona, una de sus especialidades más famosas es la galette, que para los no instruidos en el campo culinario suelen identificarla con un simple crêpe salado, sin percatarse del error que se está cometiendo con esa denominación. En Bretaña, la galette y el crêpe son dos platos similares en la forma visual, pero que guardan bastantes diferencias entre sí, no solo respecto a los ingredientes con que se elaboran, sino también porque uno es normalmente salado y el otro dulce. La pasta de la galette (también conocida como galette de sarrasin), está elaborada con harina de alforfón o trigo sarraceno (trigo negro), mientras que la pasta del crêpe se prepara con harina de trigo duro a candeal, lo que además de darles un gusto diferente, les proporciona un aspecto también diferente, especialmente en el color. Si has viajado por Bretaña o por la Baja Normandía, seguro que te has encontrado más de un menú del día donde la galette es el plato principal.

A diferencia de lo que ha venido ocurriendo con los crêpes, oír hablar de galettes en Barcelona era poco habitual (¡a excepción de los galets de Nadal, que nada tienen que ver!), pero desde hace un año y medio ya han entrado a formar parte de la oferta gastronómica de la ciudad gracias a dos socios-emprendedores, apasionados del “self-made” y de la innovación, con una larga experiencia en el mundo de la restauración y la hostelería: el chef Marc Serracanta y el barman Álvaro Riquelme. Durante un viaje por Bretaña, decidieron que podría ser una buena idea abrir un restaurante en Barcelona que centrase su oferta gastronómica en esta exquisitez bretona, apostando por diferenciar entre las galettes elaboradas con trigo sarraceno y reservadas a los rellenos salados, y los crêpes elaborados con trigo candeal y reservados a los rellenos dulces.

Chulapio

Carta de coctails

Chulapio

Carta de especialidades

Tras triunfar en el barrio gótico con el Chulapio Bar a Crêpes, ahora acaban de abrir un segundo local en el Raval para convertirlo en la primera cocteleria-creperia de esa zona de Barcelona, y que han bautizado con el nombre de Chulapio Cocktails and Creps. La clave de su éxito -como ellos mismos afirman- ha sido la elaboración de un producto 100% artesanal, hecho íntegramente por ellos mismos y a un precio asequible.

El nuevo local está al situado al principio de la calle Botella, junto a la plaça del Pedró y a escasos metros de la casa donde nació Manuel Vàzquez Montalbán. Siguiendo la filosofía de la empresa, la remodelación y la decoración del local la han realizado ellos mismos, creando un ambiente acogedor, apostando por la luz amarilla y los colores cálidos pero intensos. El local, donde destacan los detalles vintage, dispone de una zona de barra, un altillo con mesas y un agradable salón-estar en el que destaca un mural realizado con fotografías de actores franceses, lo que le da un cierto aire chic.

Chulapio

Zona superior del bar

Chulapio

Zona inferior del bar

A diferencia del local de la calle Ample, que se asemeja más a un bar de barrio, en éste se ha buscado una imagen más sofisticada, reposada y formal, evitando el ruido y la música alta, con la finalidad de ofrecer a los comensales la posibilidad de conversar tranquilamente, mientras degustan las especialidades de la carta.

Respecto a la oferta gastronómica, se continúa apostando por ofrecer la máxima calidad en los productos y una cuidada elaboración artesanal, así como por ir introduciendo progresivamente nuevas propuestas derivadas de la experimentación y el ingenio de estos emprendedores, o basadas en las ideas y las aportaciones de los propios clientes.

Tanto los crêpes como las galettes se sirven enrolladas, en bandejas rectangulares a modo de ración individual, aunque en el momento de realizar el pedido se ofrece la posibilidad de servirlas troceadas en porciones para compartir, lo que te da la opción de poder probar otras sugerencias. Por cierto, si dudas sobre qué cóctel elegir con un determinado plato, déjate aconsejar por el barman, ya que seguro que te sorprenderá.

Como no podría ser de otro modo, el restaurante ya cuenta con una página de Facebook para poder interactuar con el público, por lo que entre los proyectos futuros que ya se están contemplando está el de introducir en la carta el concepto “galette o crêpe de la semana”, que se elegirá a través de una votación de los seguidores de la red social, entre diferentes propuestas que se presenten.

Por si queréis ir haciendo boca, aquí os dejo algunas sugerencias de la carta:

Chulapio

Gallete de jamón dulce, emmenthal y huevo

Chulapio

Gallete de jamón serrano, queso de cabra, rúcula y miel

Chulapio

Crêpe de chocolate y plátano

Chulapio

Crêpe de chocolate y fresas, con pepitas de chocolate negro

¡Por cierto! Para todos aquellos que os habréis preguntado de dónde procede el nombre de “Chulapio”, ningún secreto inconfesable: Sencillamente es el apodo de uno de los compañeros universitarios de Álvaro, que les pareció divertido usar para dar nombre al negocio.

Chulapio cocktails & crêpes
Carrer Botella, 2
Horario: De 13:00 a 2:30

Chulapio bar a crèpes
Carrer Ample, 12
Horario: De 17:00 a 2:30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.