MODERNISMO DE VERANO EN L’AMETLLA DEL VALLÈS

Entre muchas otras, una de las principales características del Vallès Oriental es su destacado patrimonio modernista. Desde Granollers –la capital-, pasando por el Figaró-Montmany, la Garriga, l’ Ametlla del Vallès o Cardedeu, encontramos una buena muestra de edificios públicos y magníficas torres de veraneo, construídos a principios del siglo XX, cuando muchas familias burguesas optaron por trasladarse a esa zona a pasar los meses estivales, lejos de Barcelona.

De todas esas poblaciones, l’ Ametlla del Vallès es con la que, por motivos familiares, me encuentro más unida, por lo que es la que he elegido para ilustrar lo que hemos venido a llamar “el modernismo de verano”.

Ametlla del Vallès

Vil.la Lola, también conocida como “la casa de la puntxa”

Dentro del marco de nuestras escapadas por las comarcas de Barcelona, os proponemos dar un paseo por el pueblo y descubrir algunos de los edificios edificados más representativos y singulares. Recorrido que siempre se puede complementar con otras rutas temáticas que nos propone la propia casa consistorial, siguiendo unos recorridos que parte del mismo ayuntamiento.

Un poco de historia de l’ Ametlla del Vallès

Situado entre el Pla del Vallès y la Serralada Prelitoral, el municipio de l’ Ametlla del Vallès tiene un paisaje que se extiende entre una zona llana, predominantemente agrícola, y otra más montañosa que llega hasta el Puiggraciós, cima de 800 metros de altura. El centro del núcleo urbano está situado a lo largo de una ligera pendiente.

En el siglo IX, la zona formaba parte de las tierras de frontera entre el imperio franco y el territorio sarraceno, y una figura importante en su repoblación fue la primera abadesa del Monasterio de Sant Joan de les Abadesses, Emma, hija del conde Guifré el Pilós, quien promovió la construcción de la parroquia de Sant Genís, que fue consagrada por el obispo de Barcelona Teodorico, el 4 de julio de 932.

Ametlla del Vallès

La parroquia de Sant Genís en la actualidad

Por cesión de los condes de Barcelona, en 1059, la parroquia y las tierras aledañas pasaron a estar bajo la soberanía de los barones de Montbui, dominio que conservaron durante cinco siglos. Se cree que los límites de las tierras en aquellas épocas se corresponden, más o menos, con la extensión actual del municipio.

Aunque inicialmente la población estaba dispersa por la zona, a partir del siglo XVI se empezó a concentrar un núcleo urbano alrededor de la parroquia, pero sin dejar de perder su carácter rural y agrícola. No fue hasta principios del siglo XX cuando ese carácter rural se fue transformando en zona de veraneo, a medida que se fueron construyendo diferentes segundas residencias, que hoy en día le dan ese calificativo de “modernismo de verano” a la población.

El patrimonio arquitectónico

Entre la riqueza patrimonial del municipio se incluyen construcciones de carácter religioso y otras de carácter civil.

Entre las muestras de arquitectura religiosa, además de la iglesia parroquial de Sant Genís, hay otras tres en las proximidades que dependen de ella: La ermita románica de Sant Nicolau (Ametlla del Vallès), el Santuari de Puiggraciós (el Figaró-Montmany) y la ermita románica de Sant Bartomeu de Mont-ras (Bigues i Riells).

Las segundas incluyen diferentes masías centenarias, muestra del pasado rural del municipio, y construcciones dentro del núcleo urbano, que conforman el listado de las edificaciones calificadas como “modernismo de verano” que han dado fama a l’ Ametlla del Vallès. Una buena parte de “la culpa” de todo ello hay que atribuírsela a M. J. Raspall.

Ametlla del Vallès

Chimenea modernista en uno de los salones de Can Millet de Baix

M.J. Raspall

Así es como se conoce a Manuel Joaquim Raspall i Mayol, un arquitecto barcelonés que no gozó de la fama de algunos de sus predecesores, ni de la ayuda de ningún mecenas, pero que tuvo la capacidad de adaptarse a los cambios de tendencia de manera espectacular.

Iniciado en la arquitectura modernista, supo ir evolucionando de estilo y de tipo de edificaciones, construyendo lo más apropiado en cada momento. De ahí que tenga obras modernistas, noucentistes y déco.

Ametlla del Vallès

Detalle de la vidriera modernista de Cal Barber

Aunque el 60% de los edificios que construyó han desaparecido, todavía quedan algunas muestras interesantes en la zona del Vallès Oriental, tal y como se puede comprobar en l’ Ametlla del Vallès. Su condición de arquitecto municipal hizo que también actuase como urbanista de algunas de las poblaciones vallesanas, y promoviese proyectos que se mantuvieron vigentes durante la mayor parte del siglo XX.

La mayoría de edificios que construyó o reformó en l’ Ametlla del Vallès son de estilo modernista, ya que allí trabajó entre 1906 y 1912, recién acabada la carrera universitaria, y se corresponden con el boom del modernismo.

Ametlla del Vallès

Vidriera modernista en Can Millet de Baix

Paseo por el modernismo de verano

Debido a que la población –como ya hemos dicho- está situada en un plano inclinado, os recomendamos empezar por la parte más elevada e ir descendiendo progresivamente. Según ese recorrido, éstas son algunas de las construcciones más interesantes que iremos viendo a nuestro paso:

Can Millet de Baix

Situada en la parte alta del pueblo, junto al inicio del camino hacia Puiggraciós, es una antigua masía del siglo XIV conocida como Can Xammar. En 1907 la adquirió Joan Millet, industrial algodonero hermano del cofundador del Orfeó Català, y encargó su reforma a Raspall para que la convirtiese en la residencia de verano de la familia.

En la actualidad es la sede de una residencia para la tercera edad.

Ametlla del Vallès

Can Millet de Baix, antigua masía de Can Xammar

Can Bachs

Can Bachs, situada en la antigua plaça Vella, es otra de las masías que había en el centro urbano. Original del siglo XVI, destaca por la torre, la terraza anexa y la barandilla de obra vista que le incorporó Raspall con la reforma que hizo en 1904.

Casa Moncau

La casa se reformó en 1907 esquinando la fachada, con la finalidad de facilitar el acceso de coches hasta la finca de Millet en Can Xammar de Dalt.

Cal Barber

Es la primera obra que se le encargó a Raspall en l’ Ametlla del Vallès, en 1904. Propiedad de Jaume Alern i Monrós se transformó para instalar una barbería en la planta baja. Aunque la fachada quedó inacabada, entre los elementos modernistas figura el ventanal de la planta baja, con barandilla de hierro forjado y vitrales, que llevan el nombre de la casa escrito con grafías típicamente modernistas.

Ametlla del Vallès

Uno de los detalles más llamativos de Cal Barber es el ventanal de la planta baja

Casa-café Dr. Bassa

Fue la residencia del Dr. Sebastià Bassa o Barbany, médico y alcalde del pueblo entre 1902 y 1915, que se considera el promotor de la transformación urbanística del municipio como lugar de veraneo. Data de 1906.

Ametlla del Vallès

Típica combinación de obra vista y cerámica del modernismo en la Casa-café Dr. Bassa

Ayuntamiento y escuelas

La sede del Ajuntament de l’ Ametlla del Vallès ocupa un conjunto de edificios que Raspall construyó en 1906. El cuerpo central, inicialmente, se destinó a acoger el ayuntamiento, y las dos alas laterales a las escuelas públicas. Una para niños y la otra para niñas, de acuerdo con la costumbre de la época.

Ametlla del Vallès

Edificio del ayuntamiento y las antiguas escuelas

Vil·la Lola

A esta casa se le conoce popularmente como “la casa de la punxa”, por la cubierta de la torre lateral. Se desconoce qué arquitecto la construyó en 1911, pero se sabe que fue residencia de verano de un comerciante de Barcelona.

Las Jornadas Modernistas

Con la finalidad de promocionar el patrimonio arquitectónico del pueblo, desde hace un tiempo se celebran anualmente unas Jornadas Modernistas, promovidas por las áreas de comercio y turismo del Ajuntament, que siguen el hilo argumental del modernismo.

Para ello, Para  para lo que el pueblo ambienta en esa época y los participantes se visten para la ocasión, de acuerdo a las modas de principios del siglo XX.

Ametlla del Vallès

Teatralización de un entierro de la época durante las Jornadas Modernistas

Otros paseos interesantes

A parte del recorrido propiamente patrimonial que nos ofrece el centro del núcleo urbano, existen otra serie de paseos que nos acercan a la naturaleza del entorno. Desde el ayuntamiento nos proponen unos cuantos itinerarios temáticos, perfectamente señalizados:

Itinerario de las masías
Itinerario de la biodiversidad
Itinerario del Bosc de Ribera
Itinerario de la Muntanya Mitjana
Itinerario por el Santuari de Puiggraciós, como punto de partida del recorrido hacia els Cingles del Bertí

Recomendaciones gastronómicas

Y si además de hacer turismo no puedes dejar pasar la oportunidad de disfrutar de alguna excelencia gastronómica no dejes de visitar el forn Moncau, un panadería-pastelería centenaria de carácter familiar, que funciona desde 1904, o de darte el lujo de comer en el restaurante La Masia, todo un clásico del lugar.

Clipping de posts relacionados:
Modernisme d’estiueig a l’Ametlla del Vallès
Itinerari de Can Draper a Can Daví de l’Ametlla del Vallès
Emma de Barcelona, emprenedora i aventurera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.