EL CAR DE SANT CUGAT, LA CALIDAD EN EL DEPORTE

¡Gracias Barcelona! ¡Gracias por tu vocación olímpica! ¡Porque gracias a tu voluntad de serlo, este año podemos celebrar… los 30 años del CAR de Sant Cugat! (Texto inspirado en el libro “CAR 25 anys”).

La celebración de los Juegos Olímpicos BCN 92 fue un acontecimiento que no solo cambió totalmente Barcelona, sino también nuestra manera de entender el deporte, y supuso además un salto cualitativo en muchas de las disciplinas deportivas de nuestro país.

CAR de Sant Cugat

Los JJOO BCN92 fueron un punto de inflexión en la manera de ver y entender el deporte en nuestro país

Una institución que desde entonces ha tenido mucho que ver con ello es el Centre d’Alt Rendiment Esportiu de Sant Cugat del Vallès, ciudad que lo acoge desde 1987, y que se inauguró escasamente un año después de que Joan Antoni Samaranch pronunciase la ya mítica frase de: “A la ville de…bərsəlónə”.

A punto de cumplir 30 años de existencia,  ya se ha consolidado como un referente de la élite del deporte nacional y, desde hace un tiempo, trabaja para conseguirlo dentro de la esfera deportiva internacional. La presencia de delegaciones internacionales en sus instalaciones es una realidad cada vez más habitual.

Entrar a visitar sus instalaciones ha sido todo un honor, que no podemos dejar de explicar en el blog.

CAR de Sant Cugat

Pista de atletismo

Un poco de historia

Tras la nominación de Barcelona como sede de los JJOO de 1992 se decidió que, ante el reto que se presentaba, era necesario disponer de un centro deportivo destacado y multidisciplinar, en donde los deportistas pudiesen afrontar la formación y preparación que les serían necesarias para triunfar.

Por aquel entonces ya existía la Residencia “Joaquim Blume” de Esplugues de Llobregat, pero se había quedado pequeña para afrontar la envergadura de prepararse para unos JJOO, y por ello se tuvo que buscar una solución inmediata. “Era el momento de experimentar un salto cualitativo en el desarrollo del modelo deportivo”. Fue entonces cuando Sant Cugat del Vallès se cruzó en el camino del proyecto.

¿Por qué Sant Cugat?

Por aquel entonces, en la ciudad vallesasana ya existían unas instalaciones que pertenecían a la Comunidad de Mutuas Patronales de Accidentes de Trabajo –construidas en 1974-, y cuya estructura podía servir de base para la construcción del Centro de Alto Rendimiento que se había proyectado. Era un lugar perfectamente adaptable a las actividades que se llevarían a cabo en el nuevo centro deportivo.

CAR de Sant Cugat

Zona de piscinas olímpicas

Asimismo, su proximidad geográfica a la ciudad de Barcelona también fue uno de los incentivos para su elección. De ahí que el nombre del CAR siempre haya estado unido al de la ciudad de Sant Cugat del Vallès.

Gracias a la elección del lugar, al esfuerzo y a la voluntad de sus promotores, en solo un año –de octubre de 1986 a octubre de 1987-, el CAR se convirtió en una realidad. Se inauguró el 17 de octubre de 1987.

Deporte y formación educativa

Esgrima, halterofilia y tenis de mesa fueron los primeros deportes que se practicaron, a los que siguieron lucha y judo. Un poco más tarde se incorporaron natación y atletismo. Una parte del garaje del centro primitivo se convirtió en una recta cubierta, que todavía hoy se conserva y se usa.

CAR de Sant Cugat

La primera pista de atletismo que se construyó en el interior del edificio principal

También fue el primer centro de alto rendimiento que incorporó un centro educativo para facilitar que los deportistas pudiesen compaginar fácilmente la formación académica con sus horarios de entrenamientos.

Dado el crecimiento que ha experimentado el CAR de Sant Cugat en sus años de vida, en 2012 se ampliaron las instalaciones con la incorporación de un módulo polideportivo de nueva construcción. A fecha actual ya se practican veinticuatro deportes distintos.

Mens sana in corpore sano

Uno de los primeros símbolos identificativos del CAR de Sant Cugat te lo encuentras solo acceder al recinto. Se trata de una escultura de mármol, situada frente a la entrada del edificio principal.

Es obra de Rosa Serra y está allí desde su inauguración en 1992. Representa a dos atletas llegando a la meta, y con los años ha acabado convirtiéndose en el logotipo de la Institución.

CAR de Sant Cugat

“Atletes” escultura en mármol, obra de Rosa Serra

El ambiente deportivo se respira desde el primer momento. Deportistas, entrenadores… van de aquí para allá por todo el centro. Solo hay que empezar a caminar para írtelos cruzando.

En el vestíbulo del edificio principal llaman la atención las vitrinas en las que se exponen una serie de objetos personales de algunas de las “estrellas” que han pasado por el CAR de Sant Cugat.

De las instalaciones que más destacan están los espacios del Módulo deportivo: la piscina olímpica, la piscina de saltos cubierta -que ha relevado a la piscina de saltos de Montjuïc en los entrenamientos durante el invierno-, la sala de gimnasia artística masculina y femenina, los tatami de lucha y taekwondo –dónde entrena, entre otros, el campeón olímpico Joel González-, el ring de boxeo o la sala de tenis de mesa.

CAR de Sant Cugat

Panorámica de la piscina de saltos cubierta

En el exterior, destacan la pista de atletismo, el campo de futbol de césped natural y la piscina, además de dos pabellones, una sala de gimnasia artística y un polideportivo destinado a la práctica del tenis.

Por cierto, si te quieres sentir deportista de élite por un día, una de las apuestas más actuales del CAR es la posibilidad de alquilar sus diferentes espacios para la realización de eventos empresariales, rodajes

30 años apostando por el deporte de elite

Los Juegos Olímpicos del 92 hicieron que Barcelona se convirtiese en el epicentro mundial del deporte, y el CAR de Sant Cugat fue la base de operaciones de muchas delegaciones y deportistas que hicieron allí las concentraciones previas. Fueron un punto de inflexión que mentalizaron a deportistas, autoridades y público en general del valor del deporte, de la cultura y de la educación.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 finalizaron, pero el CAR de Sant Cugat continuó el trabajo que había iniciado gracias a su celebración. Desde entonces hasta la actualidad, 30 años de trabajo bien hecho le ha llevado a convertirse en un centro de tecnificación de referencia, cada vez más internacional.

CAR Centre d’Alt Rendiment Esportiu
Sant Cugat del Vallès

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.